Entrena marca de nuevo las horas

Fachada de la iglesia parroquial de San Martín en Entrena con la torre con el reloj en su lateral izquierdo y detalle de la misma. :: p. h./
Fachada de la iglesia parroquial de San Martín en Entrena con la torre con el reloj en su lateral izquierdo y detalle de la misma. :: p. h.

En la sacristía se ha instalado un programador eléctrico que controla la pieza, que conserva su esfera y agujas originalesEl reloj de la iglesia parroquial de San Martín vuelve a funcionar después de casi dos décadas quieto y mudo

PILAR HIDALGO ENTRENA.

Llevaba parado casi dos décadas y desde principios de mes ha vuelto a dar las horas. El reloj de la torre de la iglesia parroquial de San Martín en Entrena ha regresado a la actividad, tras un largo periodo quieto y mudo.

Y lo ha hecho a un ritmo mucho más actual. En la sacristía se ha instalado un programador eléctrico que controla las agujas y desde este punto se pueden modificar las horas y los minutos. «Se le indica a qué hora tiene que tocar y no requiere que nadie suba a la torre a nada», comenta el alcalde de Entrena, Esteban Pérez.

A las doce del mediodía se escucha otra vez el Ángelus al igual que ocurría antaño

Pérez señala que el arreglo del reloj de la iglesia partió del interés de los vecinos por componer esta señal horaria que llevaba sin funcionar cerca de veinte años. «El Ayuntamiento planteó la iniciativa de que una parte de la recaudación de las degustaciones que se realizasen en las fiestas de este año se destinase a este fin y las asociaciones la apoyaron», explica.

La reparación del reloj ha ascendido a un total de 6.817,14 euros, de los que 2.654 euros provinieron de las degustaciones festivas y los 4.163,14 euros restantes los aportó el Consistorio.

Así, se ha recuperado el viejo reloj que ahora vuelve a mover sus manecillas con mecanismos actuales. «La esfera y las agujas son las mismas», precisa el regidor.

La vuelta a la vida de la marca horaria coincide en un momento en que la plaza de San Martín, corazón del casco antiguo de la localidad y espacio al que se asoman tanto la parroquia como la Casa Consistorial, ultima las obras para su ampliación.

El reloj preside desde las alturas este emplazamiento neurálgico, al tiempo que trae a los entreneros emotivos recuerdos de otros tiempos. Y es que, al llegar las doce se escucha de nuevo el Ángelus, como muchos rememoran que oían antaño desde los campos cuando tocaba a mediodía.

La reparación del reloj de la iglesia de San Martín quedará recogida en un panel informativo que el Consistorio prevé situar próximamente y que detallará otras actuaciones emprendidas recientemente en el templo entre Patrimonio, la parroquia y el Ayuntamiento.

Entre ellas, se aludirá a la recuperación de la propia torre, la restauración de varios cuadros y la próxima de algunas imágenes ubicadas en el altar. «Pretendemos que los vecinos conozcan el esfuerzo, trabajo y las mejoras que se han realizado en la iglesia», afirma el primer edil.

Pérez avanza que este panel infomativo no se colocará «hasta que no se pongan unos yugos en la campana», circunstancia que prevé que acontezca durante este mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos