El Consistorio de Rincón de Soto abre un expediente a la empresa Puente del Ebro

La obra está terminada y se han colocado unos palets para ocultarla al exterior. :: m. f.
La obra está terminada y se han colocado unos palets para ocultarla al exterior. :: m. f.

El Ayuntamiento también ha acordado paralizar las obras de ampliación a pesar de que éstas ya están finalizadas

M. FÉLEZ

Ante la presión de algunos vecinos de la zona y después de recibir el informe del técnico municipal en el que manifiesta «la no existencia de licencia y la imposibilidad de concederla por estar la obra realizada sin licencia que la ampare, sin proyecto alguno y en zona declarada por el Supremo como urbana/residencial media y baja», el Ayuntamiento de Rincón de Soto ha decretado la paralización de la obra que durante meses lleva realizando la empresa Puente del Ebro S. L. (antigua Cosami) a las puertas de su nave. Se trata de un muelle de carga que se ha realizado sin ningún tipo de licencia por parte del Consistorio y que los vecinos denunciaron desde el primer momento.

Además, el informe municipal añade el inicio de un expediente sancionador, nombrando al concejal de Urbanismo como instructor del mismo en una falta que se ha considerado leve por el Consistorio lo que podría llevar una multa de 300 a 3.000 euros. «Debe ser un error de forma porque en el informe del técnico municipal se habla de una falta grave que conllevaría una multa de 3.000 a 300.000 euros», comenta Arturo Escalada, vecino de la zona que ya ha presentado un recurso al escrito municipal.

También, según fuentes municipales, la empresa ha presentado sus recursos aludiendo a que se pidió un permiso para las obras el 28 de mayo de 2015. «Se trata de un permiso que no puede tener efecto después de lo que había señalado el Supremo que decía que la zona es urbana-residencial por lo que no se pueden hacer obras destinadas a la industria», comenta Arturo.

La obra de un muelle de carga se realizó a pesar de que el Supremo declaró la zona urbana-residencial

Los vecinos se quejan de la tardanza del Consistorio para decretar la paralización de las obras. «La obra está prácticamente finalizada aunque el Ayuntamiento sabe desde hace meses que se está llevando a cabo», comentan.

«Desde el 23 de marzo, cuando se le comunicó al alcalde la ilegalidad, el Ayuntamiento no ha podido paralizar la obra, con excusas completamente ridículas», añaden, «pero ellos se agarran a la ley 5/2006, concretamente a su artículo 211, que dice que cuando se estuviera realizando algún acto de edificación o uso del suelo sin licencia u orden de ejecución, el Ayuntamiento dispondrá su paralización inmediata y previa la tramitación del oportuno expediente».

Por parte del Consistorio, consultado por este diario, se insiste en que se están siguiendo los trámites que marca la ley y que una vez abierto el expediente habrá que mirar los recursos y decidir si la obra es legal o no. En ese caso podría obligarle a la empresa a dejar el espacio tal y como estaba antes de comenzar las obras.

Fotos

Vídeos