Una calle de Ausejo cuelga sobre una ladera tras la última tormenta de agua

Zona afectada por un corrimiento de tierras en Ausejo, después de las tormentas del primer fin de semana de junio. :: sanda sainz/
Zona afectada por un corrimiento de tierras en Ausejo, después de las tormentas del primer fin de semana de junio. :: sanda sainz

El pasado día 3 cayeron 35 litros por metro cuadrado, lo que produjo un gran desprendimiento en la zona de la Solana

SANDA SAINZ

El agua de las intensas lluvias del primer fin de semana de junio provocó un corrimiento de tierras en el casco urbano de Ausejo. El domingo día 3 cayeron treinta y cinco litros y el desprendimiento de parte de la ladera se produjo al día siguiente dejando una parte del pavimento de una calle colgando. Cerca de este lugar ya se intervino hace tiempo y hay una escollera.

La alcaldesa, María Ángeles San Juan explica: «Ausejo está construido en una montaña que no es roca. Mezcla capas de 'tobazo' (tierra arcillosa) y piedra. Cuando se deshace por la humedad se producen desprendimientos».

La zona sur, donde se encuentran las bodegas excavadas en el monte, está llena de cuevas pero en este caso el percance se ha producido en otra parte, en la Solana, formada por terreno echadizo (escombros de casas y corrales que, con el paso del tiempo, quedaron allí al destruirse).

La parte afectada se asienta sobre terreno de escombros que ha cedido por la humedad

En el momento del deslizamiento se oyó un estruendo y el cemento de la calle quedó en el aire. Parecía que la montaña se venía abajo.

La alcaldesa se puso en contacto con la Consejería de Fomento y Política Local y también llamó al servicio de emergencias SOS Rioja, que se desplazó al lugar para revisar si había peligro en las viviendas cercanas y dar instrucciones a los propietarios para que comprobasen a partir de ese instante cualquier indicio de peligro (como que rocen las puertas, por ejemplo).

Por su parte, los técnicos de la Comunidad Autónoma que acudieron al lugar certifican que se trataba de un desplazamiento de materiales de relleno a consecuencia de la humedad. La calle afectada no es de tránsito general, solo circulan con sus vehículos los vecinos y está cerrada al tráfico desde entonces.

Estos días el Ayuntamiento de Ausejo ha retirado los escombros que cayeron a la base del talud y ha limpiado la zona superior para evitar riesgos.

Mientras tanto, los técnicos de la Consejería estudian la posible intervención para estabilizar y recuperar la ladera. Antes comprobarán mediante una prospección el estado de esa zona sobre la que se asienta la calle. Todo ello, esperando que no se produzcan más tormentas porque el agua podría provocar un nuevo desprendimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos