Veraneo solidario en la ludoteca

Foto de familia con los más pequeños en la ludoteca de Cáritas.
Foto de familia con los más pequeños en la ludoteca de Cáritas. / María Félez

Cáritas acoge cada mañana de los meses de julio y agosto a casi sesenta jóvenes de Calahorra desde hace 17 años

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

Casi sesenta chavales acuden cada mañana a las instalaciones de Cáritas en Calahorra para participar en su ludoteca. La iniciativa, que nació en el año 2000, cumple su 18 edición propiciando que los niños con menos recursos puedan disfrutar también de un verano entretenido mientras sus padres están trabajando.

A un precio de 30 euros, la ludoteca está abierta desde el pasado 3 de julio y continuará hasta el viernes 18 de agosto. «Es un precio muy asequible para las familias que tienen menos recursos, pero la ludoteca está abierta a todo el mundo, de hecho, los padres que pueden hacerlo, además de los 30 euros dan un donativo a la entidad», explica Marta Alegría, coordinadora de la propuesta que cada año pone en marcha Cáritas.

Los chavales acuden cada mañana a las diez y están allí hasta la una del mediodía. «Primero hacemos deberes: los que les han mandado en el colegio o los que creen sus madres que les pueden venir bien», explica.

«Primero se hacen los deberes y después, cada día, se programa una actividad»

Después, cada día realizan una actividad. «Intentamos que todas sean de bajo coste porque tenemos un presupuesto muy limitado», cometa Marta. Y es que el coste de esta actividad se financia con lo que pueden proporcionar los padres y con algunos actos que se realizan a lo largo del año, como una cata que se llevó a cabo hace unos meses. «Sin la solidaridad de la gente sería imposible tener esta ludoteca de verano», insiste la coordinadora.

Así cada día es una experiencia nueva. Por ejemplo, los martes acuden a realizar diferentes juegos al parque del Cidacos, y los miércoles juegan en la zona 3x3 que hay en el sector B5 de la ciudad. Los jueves los chavales acuden al cine con el programa que financia el Ayuntamiento y gracias al que cada semana pueden ver una película, y es los viernes cuando realizan una salida a alguna institución de la ciudad como el parque de Bomberos, las instalaciones de la Guardia Civil o la heladería Sirvent.

Otro de los motivos que hacen que esta ludoteca pueda llevarse a cabo son los voluntarios que trabajan en ella. «Normalmente son chavales jóvenes que 'reclutamos' en alguno de los colegios o en las parroquias de la ciudad», comenta Marta.

«Es increíble que chavales tan jóvenes estén dispuestos a perderse parte de su verano para estar con nosotros, estamos eternamente agradecidos a ellos», comenta. Incluso hay alguno que ha pasado de ser niño usuario de la ludoteca y ahora, que ya es mayor, acude a ella como monitor.

Una iniciativa que tiene la solidaridad como bandera.

Más

Fotos

Vídeos