Vecinos del entorno de Arrabal denuncian una fuga de aguas fecales que dura varios meses

Varios vecinos señalan el vertido de aguas fecales que sale por las grietas de la calle Murallas y desemboca en la Arrabal.:: / Isabel Álvarez

Eguizábal sostiene que el contrato para renovar el colector de la calle Murallas, origen de la filtración, ha quedado desierto en tres ocasiones

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Una continua fuga de aguas fecales y el olor nauseabundo que ello provoca es la situación desagradable y constante que deben soportar desde hace meses los vecinos de la calle Arrabal de Calahorra y su entorno. El problema, que se agravó este verano, tiene su origen en el colector de la calle Murallas -que desemboca en Arrabal-, desde donde se producen a diario vertidos de aguas residuales a la vía pública. «Lo peor es por la noche, que es cuando la gente utiliza más el agua. Por la cuesta (de la calle Murallas) cae muchísima agua sucia», comenta indignado un vecino de la calle Cárcaba, que también desemboca en Arrabal.

La situación se ha hecho insoportable, y lo peor es que persiste ante el enorme malestar que está generando entre el vecindario. «Cualquier día va a reventar el colector», dice otra vecina, a la vez que advierte de que «es un peligro bajar por la cuesta, porque como siempre está mojada, te puedes resbalar y caer al suelo». Ella denuncia también los problemas de salubridad que puede generar la constante salida de aguas fecales a la calle. «Cualquier niño se puede caer y tocarla», afirma molesta por un problema que se viene alargando desde hace meses.

Eguizábal presentó ayer el proyecto de renovación del colector.
Eguizábal presentó ayer el proyecto de renovación del colector. / Isabel Álvarez

Agustín Robledo, cuya vivienda se encuentra a escasos metros de la zona de la fuga, ya ha perdido la cuenta de las veces que se ha dirigido al Ayuntamiento pidiendo una solución. «Me piden que tenga paciencia, pero llevo mucho tiempo con esto», dice con indignación este vecino al relatar como hace ya «año y pico» puso la primera queja en el Consistorio porque su casa «se llenó de porquería» tras una tormenta. «Cuando llueve mucho se levanta entera la arqueta de la calle y entra en mi casa agua sucia con papel higiénico y basura», relata. «Parece que en vez de personas seamos animales», concluye enfadado este vecino del casco antiguo calagurritano, hastiado de que a día de hoy aún no se haya resulto el problema.

«Cuando llueve mucho entra en mi casa agua sucia con papel higiénico y basura»

Por su parte, el concejal de Aguas, Óscar Eguizábal, ofreció ayer una rueda de prensa para informar de la actuación que se pretende acometer para solucionar la situación. Una intervención que, de acuerdo a las explicaciones ofrecidas por Eguizábal, todavía no se ha podido acometer por la falta de empresas interesadas en ejecutar la obra.

«Lo peor es por la noche, que es cuando la gente utiliza más el agua. Cae muchísima agua sucia»

Según el munícipe, la actuación «se ha sacado tres veces a licitación invitando a empresas de Calahorra». En las tres ocasiones -en los meses de agosto, septiembre y octubre- «ha quedado desierto», afirma. Es por ello que esta semana, a través de la junta de gobierno local, se ha aprobado un procedimiento abierto para la contratación de la obra, con lo cual «se puede presentar cualquier empresa de España», indicó el responsable de la Concejalía de Aguas.

«Es un peligro bajar por la cuesta, porque siempre está mojada y te puedes resbalar»

El contrato para la adjudicación de los trabajos, que asciende a un total de 55.557 euros, se ha sacado a licitación por procedimiento urgente. Al respecto, Óscar Eguizábal, señaló ayer a este periódico que «la exposición pública (del contrato) es mínima».

El edil dice que «las tres veces que se ha sacado a licitación han quedado desiertas las obras»

«Mañana (por hoy) o el viernes estará ya publicado en el Boletín Oficial de La Rioja», asegura el concejal responsable del servicio de Aguas.

Más

Fotos

Vídeos