Tutor, Ángel Bella, Pedro Gutiérrez y Luis Ángel Bella

El Fondo Bella resulta de gran trascendencia para Calahorra al ser la mayor colección de fotografías de la ciudad que documenta casi un siglo y medio de su historia. Se compone de todo tipo de fotos en soporte de cristal, plástico y digital, remontándose la placa más antigua al año 1890.

La colección nació de Robustiano Tutor (1889-1968), quien, después de adquirir una cámara de fotos a un viajante, decidió dedicarse a la fotografía hasta la Guerra Civil Española. Es en esta época en la que dio un giro profesional y abrió una fábrica de dulces, al conseguir una concesión de azúcar.

Su estudio, sin embargo, siguió adelante gracias a su sobrino Ángel Bella (1910-1981), que ya se había iniciado en la profesión como aprendiz. El montó su propio estudio en el cuarto piso del número 20 de la calle Grande. En los comienzos del local la luz entraba por una claraboya del techo y por medio de unas cortinas negras regulaba la exposición lumínica. Por entonces todavía no existían los focos eléctricos, que tanto facilitaron el trabajo a los fotógrafos en años posteriores.

Al fondo fotográfico que fue reuniendo Ángel Bella se suma la contribución realizada por Pedro Gutiérrez Achútegui (1880-1973), archivero municipal, bibliotecario, músico y divulgador de la historia de Calahorra.

En 1976 Luis Ángel Bella, hijo de Ángel, se hizo cargo del negocio familiar hasta el año 2012. Él y su familia, conscientes del valor del material gráfico que atesoraban, lo donaron a la ciudad el 26 de marzo del 2015. El 30 de mayo del 2016, el pleno del Ayuntamiento mostró su agradecimiento nombrándole Hijo Predilecto de Calahorra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos