«Te da tranquilidad, te ayuda a actuar ante una parada»

I. Á. CALAHORRA

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca de la Fundación Hospital de Calahorra, dirigida a pacientes de cardiopatía isquémica con bajo riesgo de presentar eventos durante la recuperación, se completa con una escuela de pacientes a la que también asisten sus familiares. El programa incluye charlas formativas sobre nutrición, control de factores de riesgo cardiovascular (colesterol, diabetes, tensión alta, obesidad o tabaquismo), medicación, reducción del estrés, nuevos hábitos de vida saludables, y se comparten experiencias.

Para los familiares la educación sanitaria y los talleres de reanimación cardiopulmonar a los que asisten mientras los pacientes acuden a rehabilitación son de suma importancia. «Te da mucha tranquilidad, porque al menos sabes unas nociones básicas de cómo actuar para ayudar a tu familiar o a cualquier otra persona ante una parada», valora Carmen Gutiérrez, esposa de uno de los pacientes.

La idea última de la unidad de rehabilitación es que los pacientes y familiares se vayan con «un aprendizaje para que lo hagan toda su vida», indica Sara Mazo, enfermera encargada de las sesiones de ejercicios adaptados. «No sirve de nada si después en casa lo abandonan, aunque yo creo que todos se van muy mentalizados porque cuando los vuelves a ver a los dos años te dicen que lo siguen haciendo, que se encuentran mejor... y se lo notas en la cara», sostiene esta profesional. Sara y el resto del equipo de Cardiología dan muestra de cómo con motivación, compromiso y sin una gran inversión es posible una Sanidad sostenible, cercana y, sobre todo, que mejore la calidad de vida, en este caso de los enfermos cardiópatas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos