Una riojana, profesora en el escenario de la última matanza americana

Jóvenes alumnos salen del instituto tras el tiroteo/AFP
Jóvenes alumnos salen del instituto tras el tiroteo / AFP

La calagurritana Patricia Rivas sale ilesa del tiroteo, que ha costado 17 muertos en un instituto de Parkland, en Florida | La joven se encerró en el aula, escondida con cinco alumnos en un armario, hasta que la policía la dejó salir

ISABEL ÁLVAREZ |

Una joven de Calahorra, Patricia Rivas, ha vivido en primera persona la penúltima gran matanza en un instituto americano. Rivas es profesora en el instituto de Parkland donde este miércoles fueron asesinadas 17 personas, cifra que podría aumentar porque entre la veintena de heridos hay al menos cinco de extrema gravedad.

Rivas da clase desde agosto en escuela secundaria Marjory Stoneman, escenario de la masacre pero afortunadamente no ha resultado herida. La joven, que se encontraba dando clases cuando se produjo el tiroteo, se encuentra bien y pudo ayer hablar con la familia.

Su hermano Diego ha relatado a este periódico que estuvo “encerrada dentro con sus alumnos hasta que la Policía ya les dejó salir”. Según ha añadido la madre de la profesora en Radio Rioja, consiguió meter a sus cinco alumnos en un armario (los demás se encontraban en una actividad), y mantenerlos en calma hasta que todo pasó". Mientras se encontraba dentro del aula “habló unos segundos con mi madre, pero sólo unos segundos porque estaba pendiente de los alumnos”, añade. Según su hermano, el exalumno autor del tiroteo aprovechó que “justo a las 9 habían hecho un simulacro de incendios” en el instituto. “A las dos de la tarde hizo saltar la alarma y todos pensaron que se trataba otra vez del simulacro”.

Desafortunadamente, no es la primera vez que a esta calagurritana, de 40 años de edad, le toca vivir una tragedia en el tiempo que lleva trabajando como profesora en Estados Unidos. En septiembre del pasado año vivió de cerca el huracán Irma, el mayor de la historia de Atlántico.

Más de 3.000 jóvenes

El suceso tuvo lugar en un instituto de Parkland, condado de Borward (Forida) donde habitualmente acuden a clase 3.000 jóvenes. Dejó un saldo de 17 muertos y una veintena de personas heridas de diversa gravedad, según el sheriff Scott Israel. «Me entristece decir que 17 personas han perdido la vida», anunció el portavoz policial. «Tenemos 17 víctimas confirmadas. 12 de ellos estaban dentro del edificio, dos víctimas estaban justo fuera y otra en una calle adyacente. Dos personas perdieron la vida ya en el hospital», dijo el jefe policial.

El tiroteo ha tenido lugar poco después de que terminaran las clases. Un portavoz de la Policía de ese condado informó de que un equipo de operaciones especiales SWAT se personó en las inmediaciones del colegio bachillerato, que permaneció cerrado y con los estudiantes y personal dentro hasta que un sospechoso fue detenido.

Leer más

Según un portavoz de la Policía, el atacante es un joven de 18 años llamado Nikolaus Cruz, quien había sido alumno en la escuela y al que se le había prohibido la entrada por sus amenazas, según el Miami Herald. Jim Gard, un profesor de matemáticas de ese centro educativo, reveló que los docentes y personal administrativo fueron advertidos el año pasado de no permitir a Cruz el ingreso al colegio con una mochila. "Hubo problemas con él el año pasado amenazando a estudiantes, y creo que se le pidió que abandonase el campus", manifestó el maestro al diario. Cuando se le preguntó sobre la seguridad, la alcaldesa de Parkland, Christine Hunschofsky, dijo que había siempre un oficial de policía en las instalaciones y que la escuela tenía un «único punto de entrada».

De acuerdo con el jefe policial, el sospechoso tenía «muchos magazines [cargadores de munición para armas semiautomáticas] y pensamos que tenía un rifle AR-15. No sé si poseía un segundo fusil».

En el sur de Florida

El incidente se produjo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, una ciudad en la zona sur del estado, entre Boca Ratón y Fort Lauderdale, adonde acudieron ambulancias, camiones de bomberos y varios coches de policía, según las imágenes de televisiones locales. En dichas imágenes se podía ver a varias decenas de personas saliendo de la escuela con las manos en alto o cruzadas detrás de la cabeza.

«Escuché seis disparos. Y luego algunas personas empezaron a correr y luego todo el mundo empezó a correr»

La estudiante Jeiella Dodoo contó a CBS News que ella y sus compañeras de clase evacuaron su aula con calma después de escuchar lo que pensaron que era un simulacro de rutina. «Sonó la alarma, así que evacuamos», dijo. «Después escuchamos disparos». «Escuché seis disparos. Y luego algunas personas empezaron a correr y luego todo el mundo empezó a correr porque pensamos 'Si es real, entonces simplemente a correr'», relató.

Caesar Figueroa dijo a CNN que su hija estaba escondida en un armario, mandando mensajes de texto a su familia. «Está con 10 amigos. Dijo haber escuchado disparos. Una ventana estalló y todo el mundo gritaba y corría. Dijo que corrió al armario y que todavía está allí», contó.

«Eviten el área», escribió la oficina del shérif del condado Broward en Twitter, añadiendo que agentes de policía estaban trabajando en «un incidente en curso con un tirador activo». «Seguimos la evolución de esta terrible situación en el condado de Broward en Florida con indicios de un tiroteo en un colegio», tuiteó el senador del estado, Marco Rubio. La Policía de la cercana Coral Springs advirtió a profesores y a estudiantes de que «se mantuvieran atrincherados hasta que la policía llegara».

«Ningún niño, profesor o cualquiera debería sentirse inseguro en una escuela americana», ha tuiteado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a sus condolencias.

Desde 2010, se han registrado 12 tiroteos significativos en escuelas de Estados Unidos. El más reciente fue el 23 de enero de 2018 en Kentucky, en el que un joven de 15 años mató a dos personas y dejó heridas a 18. El tiroteo, uno de 18 registrados en Estados Unidos desde el comienzo del año, vuelve a poner sobre el tapete la epidemia de violencia armada en el país y el fácil acceso a las armas, con 3.000 muertes anuales relacionadas con armas de fuego.

Desde la masacre de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, donde 20 niños y seis adultos fueron asesinados a tiros, los procedimientos de alerta y los simulacros de emergencia se han multiplicado en las escuelas de Estados Unidos. El objetivo es enseñar a los escolares cómo reaccionar ante una persona que abre fuego al azar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos