El PSOE exige que no se recurra la sentencia favorable a los Gómez-Sota

Rueda de prensa en julio del 2013, delante de la máquina que había derribado la vivienda en litigio. :: /Isabel Álvarez
Rueda de prensa en julio del 2013, delante de la máquina que había derribado la vivienda en litigio. :: / Isabel Álvarez

Los socialistas piden una indemnización «inmediata» para la familia por el derribo de su vivienda y la dimisión del alcalde, edil de Urbanismo cuando ocurrieron los hechos

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El PSOE exigió ayer al alcalde de Calahorra, Luis Martínez Portillo, que «no recurra» la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo Nº 1 de La Rioja en la que se declara «nula» la decisión de derribar en el 2013 el inmueble del Rasillo San Francisco propiedad de la familia Gómez-Sota.

Los socialistas piden que se «indemnice inmediatamente» a esta familia, al tiempo que consideran que Luis Martínez-Portillo, concejal delegado de Urbanismo en el año 2013, debe «asumir su responsabilidad» y dimitir «por decencia y por justicia ante una decisión desproporcionada». Por el momento, el juez no ha cuantificado la indemnización que debe pagar el Ayuntamiento de Calahorra a la familia y que se determinará en un nuevo procedimiento.

El derribo de este inmueble, en el que vivía la familia Gómez-Sota, ha sido una de las «decisiones más injustas del Ayuntamiento de Calahorra», critica el PSOE en un comunicado de prensa, en el que recuerda que la sentencia es contundente al afirmar que «no existió ni ruina económica ni ruina urbanística» del edificio.

«La decisión de derruir el edificio señalado supone un abuso de poder intolerable»

La urgencia con la que se tramitó la demolición, ejecutada como consecuencia del derrumbe del tejado de otra vivienda de la plaza García Antoñanzas contigua a la de esta familia, «contrasta con la gran cantidad de edificios ruinosos existentes en el casco antiguo y que durante años son olvidados por el Ayuntamiento», denuncian los socialistas.

Tal y como defiende el PSOE, los ayuntamientos deben «defender por encima de todo el derecho fundamental a la vivienda». Es por ello que la decisión de derruir la vivienda del litigio en el Rasillo de San Francisco «supone un desprecio absoluto por este derecho y supuso un abuso de poder intolerable», sentencia el PSOE en la nota, reclamando por último que no se recurra la sentencia, porque «sólo va a servir para dilatar el sufrimiento de la familia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos