'El jefe' que revolucionó las semillas

Ramiro Arnedo, en su 90 cumpleaños, con su mujer Marisol y sus hijos Pilar, Esther, Julián, Carmen, Ana, Marisol e Irene.:: /ÁLBUM FAMILIAR
Ramiro Arnedo, en su 90 cumpleaños, con su mujer Marisol y sus hijos Pilar, Esther, Julián, Carmen, Ana, Marisol e Irene.:: / ÁLBUM FAMILIAR

Ramiro Arnedo Fundador de Semillas Ramiro Arnedo

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Ramiro Arnedo Eguizábal perteneció a esa generación de empresarios de mediados del siglo XX que sin apenas formación, pero con una capacidad innata para los negocios, consiguió situarse entre los primeros de su sector, partiendo de la nada. Ramiro Arnedo, nacido en Calahorra en 1926, estudió hasta los 13 años en el colegio de los Agustinos.

Comenzó en el mundo de los negocios vendiendo patatas por toda La Rioja, y a los 16 años, en 1942, entró a trabajar en la tienda de productos agrícolas de su abuelo en la calle Toriles, hasta que la tuberculosis se cruzó en su vida. Era el año 1947 y tuvo que ingresar en un sanatorio de Miranda de Ebro. Y es en esta etapa donde sembró su semilla como empresario. Los cinco años en los que estuvo en aquel sanatorio se convirtieron para él en una oportunidad de negocio. Estando ingresado compraba penicilina para vendérsela al propio centro.

Tenía 25 años cuando se casó con su primera mujer, Carmen Díez, con quien tuvo 5 hijos. Pero la vida le guardaba otro duro trago. En 1960, a los pocos días del nacimiento de su quinta hija, falleció Carmen como consecuencia del parto. Ya entonces regentaba una tienda en la calle del Sol en la que vendía cunachos, cuerdas, alpiste y algún que otro producto fitosanitario. La segunda mujer de su vida ha sido Marisol Andrés, con quien tuvo otras dos hijas.

El punto de inflexión como empresario llegó en 1964 en un viaje a Perpiñán. Allí Ramiro descubrió el sistema de forzado de cultivos hortícolas mediante el uso de plástico agrícola, que al poco tiempo introdujo en España. Pero Ramiro Arnedo era un empresario inconformista, abierto a cualquier innovación. Si su apuesta por los cultivos en plástico supuso una gran revolución en la horticultura del país, no fue menos el impulso que dio al sector con la introducción de la primera semilla híbrida (un pepino) en España.

Estos dos hitos marcan lo que hoy es la empresa de semillas Ramiro Arnedo, con delegaciones en Calahorra, Murcia, Almería y Sevilla. Es el proyecto empresarial al que Ramiro Arnedo ha dedicado su vida. Hasta tal punto que a sus 91 años seguía pendiente de pedidos, exportaciones y de todo lo que acontecía en la empresa, cuya gerencia ocupa ahora su hijo Julián. De hecho, una semana antes de fallecer, el pasado viernes, había participado en un consejo de administración. Las ganas de trabajar nunca le flaquearon. Y así se enorgullecía de no haber faltado nunca al trabajo. Seguía siendo 'el jefe', como le recuerdan cariñosamente sus empleados.

Ramiro era un hombre ahorrador y la vez, generoso. No escatimó cuando estando su padre ingresado en el Hospital Provincial de Logroño vio que las mantas estaban roídas, y compró otras nuevas para el resto de camas. Seguidor de Rafa Nadal, su otra afición eran los puros. Uno de los mejores regalos que pudo recibir en su 90 cumpleaños.

Fotos

Vídeos