La Grajera, en torno a su pantano

La proyección del mayor parque de Logroño gira en torno al pantano de La Grajera. Un espacio inicialmente concebido como presa agrícola que con el tiempo se ha convertido en el mayor pulmón de la capital y que como ahora en el caso de Calahorra con el Perdiguero siempre contó con el apoyo unánime de la ciudad.

Con la instauración de los ayuntamientos democráticos, hace ahora 40 años, el embalse de La Grajera orientó su vocación principal como zona recreativa y de ocio, consolidando a su alrededor 80 hectáreas de nuevo arbolado, con un primer aparcamiento, asadores, zona de pesca y mesas para comer al aire libre.

El mayor impulso, no obstante, se produjo 20 años después, cuando el Ayuntamiento de Logroño permutó dos solares de su propiedad por 240 hectáreas de terreno agrícola que añadió al parque. En las 320 hectáreas actuales se construyó el actual campo de golf municipal de La Grajera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos