La Fiscalía pide 5 años para un acusado de vender speed y MDMA en Calahorra

El procesado es reincidente ya que fue condenado en marzo del 2013 por la Audiencia Provincial por un delito de tráfico de drogas

L.J.R. LOGROÑO.

Antes de que, durante la próxima semana, la Audiencia Provincial de La Rioja vuelva a constituir un jurado popular para juzgar el crimen de la calle María Teresa Gil de Gárate, hoy regresara la actividad con un proceso, a priori, menos farragoso. A las 10 horas está citado en la sala de la Audiencia D.R.P.G. al que el Ministerio Fiscal imputa un delito de tenencia y tráfico de drogas y para el que solicita que se imponga una condena de cinco años de prisión.

Los hechos por los que está imputado se remontan a hace casi dos años, en concreto al 17 de diciembre del año 2015. En la madrugada de aquel día, hacia las 0.55 horas, el ahora procesado, explica el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, abandonó el bar Valoria, ubicado en la calagurritana calle Toriles. Lo hizo en compañía de otra persona -que no ha sido identificada, dice la Fiscalía- y al percatarse de que en las proximidades del establecimiento se encontraba una patrulla de agentes de la Guardia Civil «procedió a acelerar el paso». Los agentes le siguieron y consiguieron interceptarle en la calle Cavas, cuando estaba a punto de acceder al interior de su vehículo.

En el momento en que los agentes llegaron hasta su lugar y procedieron a su identificación, el ahora acusado portaba una mochila y el altavoz de un ordenador que, ante el «aparente nerviosismo» de D.R.P.G. decidieron inspeccionarlo. Al abrir el altavoz, los agentes dedujeron los motivos de ese nerviosismo. En su interior había ocultado tres bolsas herméticas que contenían diferentes sustancias que parecían ser speed y MDMA (éxtasis).

Tras ser detenido, el ahora imputado fue trasladado hasta los calabozos del cuartel de la Guardia Civil en donde los agentes, tras un cacheo, localizaron entre sus vestimentas -además de otras dos bolsas con sustancias estupefacientes- 153,56 euros en metálico.

Los análisis, dice el fiscal, determinaron que se trataba de 17,25 gramos de anfetaminas con una pureza media de entre el 19,6 y el 33,2% y 1,8 gramos de MDMA (14 pastillas) con una pureza del 45,4%. Las sustancias hubieran alcanzado en el mercado negro una valor de 679 euros.

Reincidente

Los hechos, dice el escrito de acusación que defenderá el Ministerio Fiscal durante la vista, constituyen un delito de tenencia y tráfico de drogas que causan grave daño a la salud y solicita para el una pena de prisión de 5 años al concurrir «la circunstancia agravante de reincidencia». Y es que, recuerda D.R.P.G. fue condenado por la Audiencia Provincial en marzo del 2013 por otro delito de tráfico de drogas a la pena de 2 años de prisión (que fue suspendida durante 3 años) y una multa de 1.702,66 euros, que también fue sustituida por la realización de cuatro meses de trabajo en beneficio de la comunidad, que terminó de cumplir en marzo del 2014.

La petición de la Fiscalía también incluye la imposición de una multa de 2.000 euros además del comiso y la destrucción de la droga que en su momento se le ocupó y el comiso del dinero y el material que se le intervino durante su detención.

Fotos

Vídeos