La fiesta desembarca en Calahorra

Brazos arriba para disfrutar de los primeros momentos de las fiestas calagurritanas . / Isabel Álvarez

Los calagurritanos iniciaron ayer sus celebraciones de invierno por San Emeterio y San Celedonio

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

La fiesta desembarcó ayer en Calahorra en los últimos coletazos de una semana protagonizada por el frío y la nieve. Los calagurritanos tomaron a mediodía la glorieta de Quintiliano para participar en el chupinazo, que dio paso a un fin de semana con más de ochenta actos musicales, gastronómicos y, sobre todo, tradicionales.

Las celebraciones, en honor a los patronos San Emeterio y San Celedonio, comenzaron este mes de marzo en horario de mañana. El chupinazo, mucho más limpio de lo habitual, se vivió intensamente en los balcones de la Casa Consistorial y en las inmediaciones de la glorieta.

Arriba, desde el salón del plenos del Ayuntamiento, se sucedieron los actos protocolarios: la entrega de las subvenciones a los presidentes de las peñas; las fotos oficiales con la reina de las fiestas y sus damas, y el recibimiento a políticos regionales de todos los colores, que quisieron compartir con los calagurritanos su primer día de las fiestas. Desde el Partido Popular, llegaron los senadores Mariate Antoñanzas y José Luis Pérez Pastor. El diputado Diego Ubis acompañó a sus compañeros de Cs de Calahorra y su compañera por Podemos en el Parlamento de La Rioja, Ana Carmen Sáinz, tampoco quiso perderse esta cita.

El cohete dio paso a un fin de semana con 80 actos musicales y gastronómicos

Los concejales municipales en el Ayuntamiento, asomados a los balcones, no perdían detalle. Pero no todos pudieron estar. Las obligaciones laborales imposibilitaron a algunos ediles presenciar el chupinazo desde este lugar privilegiado.

El alcalde, Luis Martínez-Portillo, lanzó el primer cohete de las celebraciones, junto con la reina, Paula Ibáñez. Y abajo, en la calle, estalló la fiesta entre los más jóvenes, al ritmo de los temas musicales punteros de este invierno.

Las peñas ocuparon seguidamente el foco de las cámaras y los móviles. El desfile de peñistas llenó de blusones verdes, granates, negros, azules, rojos y rosas las calles Mártires y Grande. Las charangas y la banda municipal pusieron la música a este acto. Y los gigantes, los cabezudos y la carroza del Ayuntamiento fueron el mejor atrezo del decorado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos