El encierro de la tarde, abarrotado de público, dejó dos heridos por asta

I. Á. CALAHORRA.

El primer encierro de las fiestas calagurritanas, celebrado durante la tarde ayer, se saldó con dos corneados. Dos jóvenes de 22 y 29 años, ambos varones, resultaron heridos por las reses en el recorrido de la calle. Uno de ellos sufrió una cornada en la pierna, que le produjo un desgarro. En un primer momento este mozo fue atendido por el médico de la plaza, desde donde después fue trasladado al servicio de urgencias de la Fundación Hospital de Calahorra.

El otro herido recibió un golpe en la cabeza y fue derivado directamente al hospital calagurritano. Según informaron los servicios médicos del coso calagurritano, las heridas que sufrieron ambos jóvenes no entrañaban gravedad.

Por otro lado, hubo una tercera embestida de una vaca a otra persona, pero que no necesitó ningún tipo de intervención.

El encierro de la tarde de ayer fue seguido por multitud de público. Tanto en la calle como en la capea posterior -que llenó la plaza-, hubo muy buena asistencia de espectadores. Nada que ver con la afluencia de público a los encierros matutinos, en los que espectadores y corredores suelen escasear.

El encierro de ayer contó con reses de la ganadería Macua. Hoy se cambia de hierro y saldrán a la calle vacas de Francisco Murillo Conde. Al terminar se celebrará la habitual capea en la plaza, amenizada por las peñas Riojana y La Moza.

Fotos

Vídeos