El PP dice que en el derribo de la casa de los Gómez-Sota primó «la seguridad»

Muro construido en el solar donde estaba la casa derribada. :: /Isabel Álvarez
Muro construido en el solar donde estaba la casa derribada. :: / Isabel Álvarez

El Ejecutivo local defiende que se actuó «acatando el informe técnico elaborado por el aparejador municipal»

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

«La seguridad de las personas que habitaban esos edificios estaba en peligro y, por ello, el equipo de gobierno municipal defendió salvaguardar la seguridad, la vida de esas personas». Éste es uno de los argumentos con los que el equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Calahorra se defiende de las acusaciones realizadas esta semana por el PSOE sobre el derribo en el año 2013 de la vivienda de la familia Gómez-Sota en el Rasillo de San Francisco y la sentencia desfavorable que acaba de dictar el juez hacia estos hechos.

El Ejecutivo local, tal y como afirmó a este periódico, insiste en que «respeta la decisión del Juzgado», aunque se parapeta en los informes técnicos municipales que en su día planteaban el derribo del inmueble.

La decisión tomada por el anterior equipo de gobierno, del que el alcalde Luis Martínez-Portillo era edil de Urbanismo, se «tomó priorizando la seguridad de las personas que vivían en ese inmueble y, como procede en estos casos, acatando el informe técnico elaborado por el aparejador municipal, en el que declaraba el estado ruinoso del edificio», explicó ayer el Gobierno municipal. «¿Los concejales socialistas hubieran sido tan irresponsables de no hacer caso a lo que dicta el informe?», cuestionan en un comunicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos