El derrumbe de un muro de la calle Murallas se lleva el patio de una vivienda

Francisco señala la parte del patio de su casa que se ha venido abajo como consecuencia del derrumbe de un muro de Murallas. :: /Isabel Álvarez
Francisco señala la parte del patio de su casa que se ha venido abajo como consecuencia del derrumbe de un muro de Murallas. :: / Isabel Álvarez

«Noté que el suelo se movía como si fuese corcho y de repente me vi abajo», relata el dueño del inmueble

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El casco antiguo de Calahorra continúa dando grandes sobresaltos. Ayer, las abundantes precipitaciones registradas tanto en la madrugada como por la tarde provocaron el desprendimiento de un muro de la calle Murallas, y como consecuencia de ello el derrumbe de parte del patio de una vivienda de la calle Cabezo (situada encima de la calle Murallas) que se asentaba sobre la pared afectada.

Casualmente, el propietario del inmueble, Francisco Pérez, se encontraba en el patio en el momento en el que se produjo el incidente y se precipitó, arrastrado por el desprendimiento del suelo, unos cuatro metros abajo. «Había llegado de trabajar y estaba en el patio dándoles de comer a los animales que tengo cuando noté que el suelo se movía como si fuese corcho y de repente me vi abajo», relataba ayer a este periódico, aún con el susto en el cuerpo. Afortunadamente, Francisco solo sufrió una herida en una pierna, pero «me podría haber quedado entre los escombros», decía sin quitar ojo a los destrozos.

Hace tiempo que, según Francisco Pérez, «se venía venir» el desprendimiento de este muro, situado a escasos metros del torreón del Sequeral. «Hace dos meses que el Ayuntamiento derribó dos viviendas que había en este solar y yo varias veces he ido al Ayuntamiento para avisar que se estaba viniendo abajo la pared en la que se sujetaban», sostenía ayer el afectado. De hecho, «pedí un permiso de obras para hacer un muro de contención, pero no me dejaron», añadía. Tras una visita a la zona afectada del arquitecto municipal y la policía, el solar quedó ayer acordonado, a la espera de que el lunes se mantenga una reunión con el propietario del inmueble para estudiar una solución al problema. Por otra parte, el Ayuntamiento no ha considerado necesario realojar al dueño de la vivienda dañada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos