«Dejo los medios pero seguiré a esta ciudad que me enamora»

José Joaquín Catalán. :: i. álvarez./
José Joaquín Catalán. :: i. álvarez.
José Joaquín Catalán 'Kata' | Periodista

José Joaquín Catalán se despide hoy como periodista después de 53 años pegado a la actualidad de Calahorra

I. ÁLVAREZ.

Historia viva del periodismo calagurritano, José Joaquín Catalán se despide hoy de los medios de comunicación después de 53 años pegado a la actualidad de Calahorra. Catalán, más conocido como 'Kata' -seudónimo con el que suele firmar sus crónicas- escribió sus primeros artículos en 1964 en el semanario 'Zaragoza Deportivo'. Cofundador en Calahorra del 'Eco del Cidacos' y 'La Brújula', ha sido también colaborador de Diario LA RIOJA en distintas secciones entre 1969 y 1979 y desde 1991 hasta 2014.

-Medio siglo al filo de la actualidad de Calahorra ha dado para mucho. ¿Qué noticias le han marcado en su trayectoria?

-Hay tres sucesos que tengo marcados. El primero es el incendio del bingo, en noviembre de 1978, en el que hubo varios muertos. Aquello fue muy trágico. Después fue la primera bomba de ETA en Calahorra, aunque aquella vez apenas nos enteramos. Después, con la segunda bomba fue otra cosa. Las primeras imágenes que salieron en el telediario de TVE fueron mías. Estaba muy cerca durante la explosión, pero no pase miedo en absoluto. Fue al día siguiente cuando me di cuenta del peligro al que me había expuesto, pero en ese momento el interés que tenía era estar ahí. Para mí poder contar con esas primeras fotografías fue muy importante.

-También ha sido testigo en primera fila de muchos acontecimientos positivos. ¿Con cuáles se queda?

-El principal fue el año en el que a Calahorra le tocó el premio Gordo de la Lotería de Navidad (2002). Para mí también fue muy importante la celebración en Calahorra de la primera edición de 'La Rioja. Tierra Abierta'. Quizá los calagurritanos nos dimos cuenta tarde de la importancia que tenía esa exposición. Creo que de todas las que he visto hasta ahora ha sido la mejor.

-Comenzó en una época en la que el periodismo se ejercía básicamente con un bolígrafo y un bloc de notas y acaba su vida profesional en un sector mucho más profesionalizado y con toda la tecnología a su alcance. ¿Cómo ha vivido estos cambios?

-Cuando yo comencé no había ruedas de prensa, notas políticas y del Ayuntamiento apenas se sabía nada. La única información municipal era la de los plenos. Entonces la noticia había que buscarla y no podías 'tirar de móvil'. La primera máquina de escribir que tuve, una Hispano-Olivetti, la alquiló mi mujer. Después me regaló un radio-cassette para grabar las entrevistas.

-En estas cinco décadas ha tenido que lidiar con alcaldes de la democracia y de la dictadura. ¿Cómo ha sido trabajar en ambas épocas?

-A mí me ha tocado trabajar siendo alcalde José Pagola Franco, Carlos Ameyugo, Constancio Rubio, Ernesto Sáenz Enciso, María Antonia San Felipe, Fernando Deza, Javier Pagola y Luis Martínez-Portillo. Con el único que tuve problemas fue con Carlos Ameyugo, porque cuando hicieron la estación de autobuses actual yo critiqué que se hiciese delante de un colegio y en el centro del pueblo. En el 'Eco del Cidacos' saqué una esquela el Día de los Inocentes de la estación de autobuses. A raíz de aquello me quiso 'meter caña', pero al final no fue a más. En esa época, como había problemas a la hora de escribir, la gente se empezó a poner seudónimos. Yo entonces me puse el de 'Kata' y así he seguido.

-¿Y a partir de ahora va a poder desconectar del seguimiento a la actualidad?

-Dejo todo lo relacionado con los medios de comunicación, pero estaré atento a todo lo que acontezca en Calahorra, porque estoy enamorado de esta ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos