Los colegios públicos arrastran dos años con una instalación eléctrica obsoleta

Elisa Garrido, ayer. :: i. á./
Elisa Garrido, ayer. :: i. á.

Elisa Garrido exige la licitación «inmediata» de las obras para solventar las deficiencias detectadas en dos inspecciones de Industria

I. Á. CALAHORRA.

La portavoz del PSOE en Calahorra, Elisa Garrido, exigió ayer al equipo de Gobierno del PP la licitación «inmediata» de las obras necesarias para la adaptación de las instalaciones eléctricas de los tres colegios públicos de la ciudad -Ángel Oliván, Quintiliano y Aurelio Prudencio-, después de haber transcurrido ya «dos años» desde que la Consejería de Innovación, Trabajo e Industria detectase en una inspección deficiencias en el sistema eléctrico de estos centros.

Según explicó Garrido, fue primero el 14 de diciembre del 2015 cuando la Consejería de Industria emitió un primer informe «desfavorable» por «numerosos desperfectos, algunos de ellos muy graves». En los tres colegios, tal y como señaló Garrido, se detectaron deficiencias en los cuadros eléctricos, iluminación obsoleta, falta de tomas de tierra, derivaciones, falta de alumbrado de emergencia y ampliaciones no legalizadas, entre otras muchas carencias.

En agosto del 2016 una nueva inspección volvió a dar como resultado un acta «negativa». Un mes antes, en julio, como relató Garrido, el Ayuntamiento de Calahorra se había comprometido a realizar las obras durante el verano. Sin embargo, «el presupuesto del 2017 tampoco contemplaba una partida económica para llevarlas a cabo», critica la portavoz del PSOE.

Ya en septiembre del pasado año el pleno del Ayuntamiento aprobó una modificación de crédito, por valor de 341.585 euros, para la reforma de la instalación eléctrica de los colegios. La propuesta que se llevó a pleno iba acompañada de un informe de la técnico municipal de Cultura, facilitado a los medios por Garrido, que sostenía que la actuación «no puede posponerse a ejercicios posteriores por cuanto la próxima inspección negativa puede conllevar el cierre de los colegios».

En este 2018 «no sólo no se ha realizado la obra», afirmó la portavoz socialista, sino que el pasado 31 de enero el Ayuntamiento recibió un nuevo requerimiento de la Consejería en el que se la da «un nuevo plazo improrrogable de 3 meses para presentar un acta de inspección favorable o la presentación de una justificación y un nuevo 'planing' de actuaciones».

Garrido expuso además que en este requerimiento se le advierte al Consistorio que el inadecuado mantenimiento de estas instalaciones conlleva una infracción administrativa con multas «desde 3.005,07 hasta 90.151,82 euros». «No es de recibo que tengan en riesgo a todos los alumnos y todas las alumnas por la falta de trabajo», sentenció Elisa Garrido ante estos hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos