Cáritas ha atendido a 150 personas en sus talleres sociales y de apoyo escolar

Stella Uzetas, Irene Eguizábal, Félix Herce, Juanjo Mateo, Juani Pérez y Mª Carmen Madorrán, voluntarios y responsables de Cáritas Interparroquial de Calahorra, ayer, en la sede de la entidad. :: i. álvarez. /
Stella Uzetas, Irene Eguizábal, Félix Herce, Juanjo Mateo, Juani Pérez y Mª Carmen Madorrán, voluntarios y responsables de Cáritas Interparroquial de Calahorra, ayer, en la sede de la entidad. :: i. álvarez.

El programa de refuerzo académico ha contado este curso con 60 niños, el mismo número de participantes que en el de alfabetización

I. ÁLVAREZ

El curso académico acaba también este mes para Cáritas Interparroquial de Calahorra, que ha atendido a un total de 150 personas en sus programas de apoyo escolar, alfabetización, habilidades sociales y costura. Al servicio de refuerzo académico, destinado a niños de familias con escasos recursos, han acudido 60 escolares de Educación Primaria que necesitaban apoyo en su aprendizaje. Por otra parte, 60 personas han asistido a las clases de alfabetización, en las que junto al aprendizaje del castellano se enseñan nociones de la cultura española. El otro vértice de esta parte de la programación de Cáritas, el desarrollo personal, se ha abordado a través de los talleres de habilidades sociales y de costura. En ambos cursos se ha atendido a 15 personas.

Pero la actividad de Cáritas con los más pequeños no acaba en verano, ya que el próximo 2 de julio arrancará una nueva temporada de su ludoteca estival. Esta actividad está dirigida a niños de 6 a 12 años y se desarrollará de 10 a 13 horas en la sede Cáritas, en la calle Teatro número 13. La iniciativa persigue «favorecer la integración social, potenciar el trabajo en equipo y favorecer el respeto y tolerancia a personas de diferentes nacionalidades y culturas», explica Irene Eguizábal, animadora de Cáritas Interparroquial de Calahorra. Las inscripciones para participar pueden formalizarse hasta el 22 de junio en las instalaciones de Cáritas, en horario de 11 a 13 horas. La cuota de asistencia es de 30 euros para todo el verano.

Además de estos programas, Cáritas Interparroquial de Calahorra cuenta con otros servicios permanentes como la atención primaria, la mediación laboral, los huertos sociales, la atención a personas sin hogar y temporeros y por último, el alojamiento temporal para familias en riesgo y sin alojamiento. Para cubrir las necesidades de vivienda, la entidad dispone de cinco pisos, de los cuales cuatro están ocupados.

70 voluntarios

De otro lado, el desarrollo de los programas de Cáritas no sería posible sin sus voluntarios. Más de 70 personas que dedican parte de su tiempo a atender a los transeúntes que pasan por Calahorra, a enseñar castellano a aquellos inmigrantes que no conocen el idioma, a ayudar a escolares con dificultades o simplemente a escuchar a quienes están pasando un mal momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos