Calahorra, un hospital poco adaptado

Calahorra, un hospital poco adaptado

Una paciente en silla de ruedas pidió ser tratada en su casa por las barreras que tenía que salvar para ir al baño | La Consejería de Salud reconoce que «no todos los baños están adaptados», pero precisa que sí tiene habitaciones preparadas para personas con movilidad reducida

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Después de una semana ingresada en el Hospital San Pedro, la madre de Querena López, afectada por esclerosis múltiple hace 19 años, fue trasladada a la Fundación Hospital de Calahorra por la «comodidad» del enfermo y la de su familia, residentes todos en la ciudad riojabajeña.

Hasta aquí todo iba bien, pero ya en la habitación del hospital calagurritano el ingreso se empezó a complicar. Porque para sorpresa de la paciente y de sus familiares la estancia no estaba adaptada para personas que, como la enferma, necesitan de una silla de ruedas para desplazarse.

Más

La primera dificultad con la que se encontraron fue las dimensiones del espacio. «Y menos mal que estábamos solos, porque si hubiésemos estado con otra persona en la habitación no hubiésemos podido maniobrar con la silla», explica Querena López.

Salud informa de que en el presupuesto del hospital hay una partida para acondicionar los baños

Tampoco el baño estaba adaptado: «La taza es muy bajita y no tiene agarradero, por lo que tuvimos que soltarla (a la paciente) como de golpe y levantarla a pulso». A esta incómoda circunstancia se suma el que para una persona en silla de ruedas «no hay manera de entrar a la ducha», añade esta calagurritana, quien se muestra atónita de que «un hospital de cabecera de comarca no tenga habitaciones adaptadas». Una situación que, por otro lado, desde la Consejería de Salud se negó ayer a este diario.

Como solución al problema «nos sugirieron asearla en la cama», pero «para mi madre, con 58 años, y la cabeza en su sitio, le resultaba bastante incómodo», añade. Aunque, según su relato, les dieron la oportunidad de trasladar a la paciente a una de las habitaciones adaptadas del Hospital Viamed-Virgen del Carmen, la madre de Querena optó por acabar con el tratamiento en su casa: «Pedimos la hospitalización a domicilio bajo nuestra responsabilidad, porque mi madre ya estaba muy enfadada e incómoda».

Sin embargo, fuentes consultadas en la Consejería de Salud aseguraron este martes a este Diario LA RIOJA que la Fundación Hospital de Calahorra «sí cuenta con baños adaptados», aunque se reconoce que «no todos los baños (de las habitaciones) están adaptados». De hecho, desde Salud se informa de que en el presupuesto del hospital para el año 2018 «hay una partida» destinada a eliminar las barreras de todas las habitaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos