Arranca la nueva temporada del rastro

Desde el inicio del rastro, a las 10, hubo gente recorriendo los diferentes puestos, que vendían objetos de todo tipo. :: s.s.j./
Desde el inicio del rastro, a las 10, hubo gente recorriendo los diferentes puestos, que vendían objetos de todo tipo. :: s.s.j.

El Rasillo de San Francisco recupera su mercadillo, que tendrá lugar el segundo domingo de cada mes hasta octubre

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

La Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Calahorra inauguró ayer el rastro, que cumple siete ediciones. Como en ocasiones anteriores, se celebrará los segundos domingos de mes hasta octubre.

El Rasillo de San Francisco, en plena zona histórica de la ciudad, volvió convertirse en un mercadillo en el que se podían encontrar todo tipo de objetos.

Para comenzar, un grupo de voluntarios de la asociación ofreció chocolate caliente con bizcochos donados por panadería Llorente a todos lo que quisieron, tanto vendedores como público. Hubo música de Agayta, sorteo de un jamón (para el boleto número 974) y Rastroncito repartió caramelos

Frente a la iglesia de San Francisco y junto al centro de educación de adultos, se instalaron los puestos. Se han inscrito 50, la mayoría de La Rioja y algunos navarros y sorianos. Ofrecen productos de artesanía, coleccionismo, antigüedades, manualidades, arte y segunda mano.

La principal novedad de este año es la colaboración de los bares del Casco Antiguo. Por compras que superen los 10 euros, los clientes reciben un vale para una consumición que se puede canjear en cualquiera de los establecimientos hosteleros de esta promoción.

El bar-restaurante El Albergue dona el almuerzo de los gaiteros durante los rastros que se celebren este año y una cena, que será sorteada al final de esta edición, en octubre.

Por otro lado, el año pasado comenzaron a realizarse algunos talleres infantiles de manera puntual. Visto lo bien que funcionaron, en el 2018 se harán todos los días de rastro con diferentes propuestas.

La asociación continúa de esta forma su objetivo de dar vida a la zona histórica. Supone una de sus principales actividades, además de las fiestas del barrio, en julio, y de las reuniones cada miércoles, en las que recogen reclamaciones de los vecinos sobre el Casco Antiguo que luego trasladan al Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos