El aparato identifica cuándo es necesaria una descarga

En una situación de fibrilación ventricular ó taquicardia ventricular sin pulso el corazón se contrae de forma desorganizada o muy rápida, y por tanto la sangre no se moviliza adecuadamente. Ante ello, la medida más eficaz consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón para poder retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz.

El desfibrilador colocado a una persona que está sufriendo este trastorno diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a una fibrilación ventricular o a una taquicardia ventricular sin pulso. Es decir, que el propio aparato identifica mediante una tecnología muy avanzada cuándo es necesario mandar una descarga eléctrica. En este caso, quien utiliza el aparato no tiene que saber identificar esos ritmos o cual es la energía de la descarga ya que el propio desfibrilador hace todo. No obstante, es conveniente tener cierta preparación sobre su manejo. Por eso, la empresa suministradora de los siete desfibriladores comprados por el Ayuntamiento impartirá cursos para su uso a empleados públicos que trabajan en los edificios donde se han instalado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos