Un vecino de Calahorra pide retirar la imagen de San Antón en la hornacina de su casa por achacarle mala suerte

La nueva hornacina se colocó en el 2012 tras la desaparición de la anterior, dos años antes. :: m.f.

La cofradía sopesa la colocación de la nueva estatua del santo en otro lugar de la ciudad

M. FÉLEZ

Es cuestión de casualidad, quizás de mala suerte, para los que crean en ella. Javier se fue hace cuatro años con su familia a vivir a la calle San Antón, justamente al número 5 donde desde hace decenas de años se encuentra la hornacina con la imagen del patrón de los animales. Antes ya había vivido en otra casa que tenía hornacina y ésta sufrió un incendio que le hizo trasladarse a la que ocupa ahora con su familia.

Hace unos meses, este inmueble, en pleno corazón del caso antiguo, también sufrió un pequeño incendio. Javier achaca esta mala racha a la existencia del santo y por eso decidió hace unos días solicitar al Ayuntamiento su retirada.

«No sabíamos si se podía quitar o no, por eso preguntamos en el Consistorio. Allí nos dijeron que teníamos que hacerlo por escrito», comenta su hija. «Sabemos que es un sentimiento un poco extraño, pero es el que tiene el hombre y es su casa», explica ella, que fue la encargada de remitir a la OAC el escrito.

Ayer, a eso de las doce y media de la mañana, le llegaba la contestación por escrito del Consistorio. La hornacina pertenece a la cofradía de San Antón y es con ellos con los que debe ponerse en contacto. Concretamente, con José Antonio Barco, hermano mayor de la cofradía.

Pero la notificación municipal llegaba tarde. José Antonio Barco ya se había puesto en contacto con ellos el mismo martes, cuando se enteró de la noticia.

«El hombre me contó su historia y entendí su postura, además la realidad es que es su casa y no es cuestión de que nadie tenga la hornacina si le molesta, aunque lleve allí años y años», comentaba José Antonio. «En principio le pedí que nos diese algo de tiempo para buscar una solución posible», explicaba el hermano mayor de una de las cofradías más antiguas de la ciudad.

Ésta pasaría por la retirada del santo y su colocación en otro lugar, a ser posible en la misma plaza donde se desarrollan muchos de los actos relacionados con San Antón, como la hoguera o el reparto de patatas asadas. Quizás un buen lugar podrían ser las traseras de la plaza de Abastos, un inmueble municipal que evitaría encontrarse con un problema similar.

La imagen de San Antón es nueva. Fue el Consistorio el que solicitó esta estatua después de que dos años antes la que había desde hace años desapareciese. Quizás sí sea mala suerte.

Fotos

Vídeos