Desde lo más alto de la torre

El padre Ángel explicando las primeras salas. :: m.f.
/
El padre Ángel explicando las primeras salas. :: m.f.

Amigos de la Historia comenzó ayer su programa 'Antes de que llegue el invierno' subiendo al campanario de la Catedral

TEXTO Y FOTOS: M. FÉLEZ

Por sexto año consecutivo, ayer, la asociación 'Amigos de la Historia' comenzó su programa 'Antes de que empiece el invierno' gracias al que los calagurritanos y visitantes pueden conocer un poco más la historia de la ciudad. Entre sus actividades, algunas de las ya conocidas son la subida a los campanarios de la Catedral y la iglesia de San Andrés o la visita guiada al cementerio de La Planilla

Ayer el inicio del programa se dio con la subida a la torre de la Catedral en la que casi 60 personas pudieron disfrutar de unas vistas incomparables. Los participantes en la visita pudieron conocer de primera mano las diferentes dependencias de la torre, un pequeño museo etnográfico de carácter religioso, las campanas, las matracas con las interesantes explicaciones de Don Ángel Ortega, Pilar Urrutia y Rafa Puy.

La torre de la catedral se inició en tiempo del cardenal Pedro González de Mendoza, aunque la mayor parte de las obras se llevaron a cabo en el siglo XVI, y fueron costeadas por el obispo don Alonso de Castilla.

La torre se encuentra a los pies del templo y consta de cinco cuerpos de planta rectangular. Los tres primeros son macizos y de muros lisos, separados mediante líneas de imposta. El cuarto cuerpo es ya de campanas y por ello presenta vanos en todos sus frentes, con arcos de medio punto entre pilastras que soportan un entablamento. El quinto cuerpo, ligeramente retranqueado, mantiene la misma estructura pero sin elementos ornamentales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos