«Los accidentes suelen deberse a la distracción; la señalización es la precisa»

Pérez, en el que ha sido su despacho en el Parque de Obras. :: i.á. /
Pérez, en el que ha sido su despacho en el Parque de Obras. :: i.á.

«No quisiera que el mantenimiento de carreteras pase a manos privadas», declara Pérez tras su recién estrenada jubilación Santiago Pérez Exjefe del Parque de Obras Públicas de Calahorra

I. ÁLVAREZ

En 1978 Santiago Pérez accedió a una plaza en el Parque de Obras Públicas de Calahorra. Dos décadas después tomó posesión del puesto de jefe de zona, asumiendo el mantenimiento de 500 kilómetros de carreteras en La Rioja Baja. Santiago Pérez disfruta desde este mes de su jubilación, pero declara una sensación agridulce por la posible externalización de la gestión del parque.

-¿El mantenimiento y el estado de las carreteras ha variado mucho de cuando comenzó a trabajar en el parque de Calahorra?

-El trabajo se basa principalmente en el mantenimiento del buen estado del firme, la señalización y el desbroce. Lógicamente, si comparo el estado de las carreteras de ahora a cómo se encontraban cuando tomé posesión del puesto es 'un blanco y un negro'. Cuando entré a trabajar el ancho máximo de una carretera era de 4,50 metros, a excepción de la carretera nacional. Ahora mismo tenemos un ancho de 8 o 9 metros.

Autovía Calahorra-Arnedo «Para mí no deja de ser una carretera semiagrícola con una intensidad media de tráfico que no exige autovía»

-¿La red de carreteras riojanas, últimamente en el punto de mira, alcanza buenos parámetros?

-Tenemos una red muy buena. A mí que me gusta viajar y suelo comparar: veo que en el resto de provincias, salvo las carreteras principales, las demás dejan mucho que desear.

-¿Se le ha quedado algo pendiente con respecto a las carreteras de La Rioja Baja?

-Ahora tenemos más medios y maquinaria más avanzada pero va disminuyendo la plantilla. De hecho, mi plaza está en el aire. Sé que hay proyectos encima de la mesa para que el mantenimiento pase a manos privadas. Esto no quisiera que pasara nunca. Me gustaría que el parque siguiese gestionado por los servicios públicos.

-¿Y de lo que más satisfecho se encuentra?

-Hay varias cosas que me han dejado un buen sabor de boca. Una fue el nuevo puente de Arnedillo y las travesías. Yo he sido una persona que también ha luchado mucho por las áreas de descanso. Y en los últimos años se han puesto de 'moda' las rotondas. Hemos hecho por todos los sitios y estoy contento porque han eliminado muchos puntos negros.

-La nieve y las tormentas son para el personal de carreteras como el 'diablo'. ¿Recuerda alguna vez que se hayan visto desbordados?

-El día 12 de diciembre del 2014 empezó a llover y no paró hasta marzo del 2015. No teníamos ni señalización para cubrir, no en La Rioja Baja sino en toda La Rioja, verdaderos desastres ocasionados por el agua.

-Lo que al final no hemos llegado a ver es la autovía Calahorra-Arnedo anunciada en anteriores legislaturas. ¿Era necesaria?

-Para mi no deja de ser ésta una carretera agrícola o semiagrícola. La intensidad media de tráfico que tiene no es como para que tenga una autovía, aunque se puede mejorar.

-Muchas veces, y más después de la negra crónica que está dejando la N-232, se culpabiliza a las carreteras de los accidentes. ¿Cuáles son los principales motivos?

-Los accidentes suelen deberse a la distracción y al sueño, porque la señalización es la precisa. De hecho, es la más legible de Europa.

-¿Qué opina del desvío del tráfico pesado de la N-232 por la AP-68?

-Poniéndome en la piel de los camioneros, mal. Si estoy metido en una letra, el gasoil ésta más caro y ahora por narices tengo que pagar un tramo de carretera... Lo que procede es acometer ya una vía alternativa o que dejen circular gratis por la autopista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos