La Rioja

Cárcaba, tras una solución inmediata

Ruinas de otro inmueble en la misma calle. :: i.á.
Ruinas de otro inmueble en la misma calle. :: i.á.
  • Los vecinos de la calle del casco antiguo de Calahorra solicitan mayor celeridad en el derribo de un inmueble en ruina

El derrumbe de parte de un inmueble de la calle Cárcaba ha desatado las quejas de los vecinos de esta zona del casco antiguo de Calahorra, que piden mayores medidas de seguridad ante el estado del edificio, así como que se aceleren los trámites para poder derribarlo.

La vivienda, situada en el número 3 de esta calle, sufrió un importante desprendimiento «hace unas dos semanas», relata Paula Foito, vecina de esta calle. «Desde entonces tenemos cortada una de las entradas y para salir de casa o simplemente tirar la basura tenemos que dar un gran rodeo», se queja Paula, quien sufre aún más este problema ya que en estos momentos necesita unas muletas para caminar. «Tengo tres hijos y me da miedo que estén en la calle porque no se ha vallado bien la zona por donde no se puede pasar y en un descuido los niños pueden ir detrás de una pelota», añade.

El Ayuntamiento de Calahorra, por su parte, ya ha iniciado los trámites para que se proceda al derribo de la vivienda, cuya titularidad es privada. Según explica la concejala de Urbanismo, Rosa Ortega, «se ha abierto un expediente de ruina y se ha mandado un requerimiento a los propietarios para que la derriben».

«La celeridad con la que estamos trabajando es máxima», subraya la responsable del área de Urbanismo. De todos modos, tal y como se confirmó ayer a este periódico desde el Consistorio, los propietarios han manifestado su compromiso de cumplir con el requerimiento y demoler la vivienda lo antes posible. Por otra parte, el Ayuntamiento informa de que este año tiene presupuestados 250.000 euros para derribos en el casco antiguo y que en el 2016 gastó 68.604 euros, a los que hay sumar 95.031 euros de tres expedientes abiertos a finales de año.

La situación que están viviendo los vecinos no es nueva. «Hace dos años a mi hija le cayó en la cara un cascote de otra casa que se estaba cayendo», asegura Paula Foito para denunciar las malas condiciones que presentan algunos inmuebles de esta calle.

Otra vecina, Arancha Vizcaíno, añade a esta queja «el peligro» que supone para sus hijos el estado de una pequeña plaza que se encuentra en la calle Cárcaba. «Los pilares tienen grietas y se mueven y es un sitio donde juegan los niños», alerta esta vecina, que también teme por la integridad de su vivienda. «Mi casa está bien, pero la de al lado está muy mal y me da miedo que un día se caiga sobre la mía», teme Arancha.