La Rioja

Luis Martínez-Portillo, en el salón de plenos de Calahorra. :: i. álvarez.
Luis Martínez-Portillo, en el salón de plenos de Calahorra. :: i. álvarez.

«No comparto la idea de que hayamos perdido peso como cabecera de comarca»

  • Luis Martínez-Portillo confía en el compromiso del Gobierno regional para construir la estación intermodal en el año 2018

  • Luis Martínez-Portillo Alcalde de Calahorra

Dice que se ve «capacitado» para dirigir La Rioja, pero que no aspira a ello. No quiere discrepancias dentro su partido y por ello prefiere ver a Gamarra y a Ceniceros en una sola lista de cara al próximo congreso regional del PP. Al margen de los asuntos internos de su partido, el alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo, acaba de sacar adelante el Presupuesto para este 2017 cuyo importe supera los 21 millones de euros.

- ¿Cómo han sido las negociaciones para el Presupuesto?

- Voy a diferenciar dos cosas. La primera es el hecho de que, en general, con el PR+, C's e IU han sido todas las reuniones cordiales. Todos han aumentado el nivel de exigencia. En relación a lo que el año pasado aportaron, han pedido más cuantía. El equipo de Gobierno ha hecho un gran esfuerzo negociador al prescindir de partidas para nosotros para aceptar partidas de otros partidos. Por otra parte, las reuniones con el PSOE son constantemente desagradables. Negociar así es muy complicado. Ya empezaron la reunión exigiendo que no hubiese ninguna fotografía cuando la jefa de Gabinete entró para hacer una foto. Así, tensionando, es muy difícil negociar. De todos modos, de las partidas de las enmiendas del PSOE estábamos dispuestos a reconocer una inversión muy superior al conjunto de todas.

- La oposición se queja de que la mayoría de las actuaciones y enmiendas reflejadas en el Presupuesto del 2016 se están haciendo ahora.

- Nosotros aprobamos un presupuesto en enero. Después tiene que estar publicado un mes en el BOR para que pueda haber alegaciones y entre en vigor. Por eso, para bien que podemos ejecutarlo legalmente nos encontramos en el mes de marzo. A eso hay que añadir que en julio y agosto poco se puede hacer en la Administración por las vacaciones que cogen los funcionarios. Por lo tanto, tenemos ocho meses para ejecutarlo.

- ¿Qué iniciativas le esperan a Calahorra para el 2017?

- En el Presupuesto nos queda un millón para obras, con lo cual no podemos hacer milagros. Y si atendemos las enmiendas de todos los grupos, el montante del PP para invertir se reduce más. Por eso el mayor montante de esa partida lo vamos a dedicar a invertir en las piscinas del Complejo Municipal de La Planilla. Hace 20 años que se hicieron y hay muchas cosas que mejorar. Vamos a hacer una inversión de cerca de 280.000 euros. No hay grandes obras, pero sí proyectos de atención al ciudadano. Por ejemplo, en Servicios Sociales vamos a ampliar en todo lo que sea necesario la atención a los ciudadanos. De hecho, las becas para libros se van a aumentar. También tenemos el compromiso del Gobierno regional con aquellas grandes obras que seguimos demandando. Es el caso de la estación intermodal. El Gobierno regional se ha comprometido con el municipal a realizar ya la estación intermodal. De hecho, se están llevando a cabo negociaciones con el Gobierno central para tener la posibilidad de que haya una cesión de suelo en la estación de trenes, para que después se pueda firmar un convenio que dote económicamente la construcción de la estación. La mayor parte de esta inversión la asumiría el Gobierno de La Rioja y nosotros, una pequeña parte. Creo que este año se podría hacer todo lo que es el proyecto e iniciar la construcción en el 2018.

- Una noticia importante del 2016 fue el descubrimiento de los restos del solar de las Medranas, que llevó a abortar el proyecto de viviendas del IRVI que estaba previsto. ¿Qué se piensa hacer ahora?

- Hemos aumentado la partida para restos arqueológicos y lo que me gustaría es que una vez que se han cubierto, empecemos a realizar algún proyecto para que en un futuro próximo se puedan exhibir al público. Mostrar esos restos al público requiere de una inversión que ahora no está presupuestada.

- La limpieza ha estado en el punto de mira este año. ¿Es Calahorra una ciudad sucia?

- A diferencia de los mensajes alarmistas del PSOE, tengo el convencimiento de que está limpia. La gente que viene de fuera, en general, nos dice que Calahorra está muy limpia. Lo que no se puede es tomar como referencia la semana después de las fiestas de Calahorra para criticar la limpieza. Pero el equipo de Gobierno ni nos hemos conformado ni nos conformamos con este tema. A través de las comisiones de seguimiento a la empresa adjudicataria del servicio indicamos aquellos puntos en los que consideramos que la limpieza no está bien hecha para que se haga un refuerzo.

- Este año ha habido asuntos municipales que han acabado en los tribunales. Sobre todo, la denuncia mutua que interpusieron tanto usted como la concejala del PSOE, Chelo Fernández, por un caso de una supuesta implantación de identidad. ¿Cómo está este tema?

- En una primera instancia se desestimó la denuncia de Chelo (por amenazas) contra mí y la nuestra (por suplantación de la identidad de la edil de Servicios Sociales) también se archivó y está pendiente de apelación. Yo entiendo que son dos cuestiones absolutamente distintas y que el tratamiento que han dado los jueces a las sentencias también ha sido distinto. En una lo que se decía es que el hecho de que pudiese haber habido una suplantación de identidad no suponía existencia de delito, pero con eso no quería decir que no hubiese ocurrido. Respecto a la que se puso contra mí, el juez dice que no ve el menor asomo de amenaza o coacciones por mi parte.

- En los últimos años parece que Calahorra ha perdido peso como cabecera.

- No comparto esa idea. Yo creo que la labor del Gobierno regional es complicada porque somos muchas cabeceras. Precisamente, una prueba de que lo que estoy diciendo es cierto es que hemos pedido que hagan un esfuerzo en una materia determinada como es la estación de autobuses y lo van a hacer.

- El 31 de marzo comienza el congreso regional del PP. ¿A quién es más afín el alcalde de la segunda ciudad de La Rioja: a Ceniceros o a Gamarra?

- ¿A quién voy apoyar? Al partido. Yo creo que lo ideal es que sigamos dentro de esa unidad. Si bien es cierto que dentro de esa unidad puede haber distintos criterios, como lo ha habido siempre. Esa unidad dentro de la discrepancia es lo que valoran los ciudadanos.

-¿Cree que es el momento de regenerar el partido?

- El partido, al menos como ocurre en Calahorra, se va regenerando continuamente. De hecho, yo soy el único miembro que queda de la primera legislatura del PP. En La Rioja el PP tiene muchos candidatos que pueden ser perfectamente válidos para gobernar. Y en ese sentido, estoy convencido de que tanto el actual presidente, que tiene todo mi apoyo, como Cuca Gamarra son dos excelentes candidatos, que espero que vayan en una sola lista.

- Y podría postularse usted para presidente de La Rioja?

- En política nunca se sabe... Ahora no tengo ninguna pretensión, pero no me siento con falta de capacidad para ser presidente de la Comunidad o tener cualquier otro cargo político.