La Rioja

Usuarios de las piscinas de La Planilla registran sus quejas en el Consistorio

Usuarios de La Planilla, antes de registrar sus quejas en la OAC. ::
Usuarios de La Planilla, antes de registrar sus quejas en la OAC. :: / Isabel Álvarez
  • El incremento de los precios ha motivado el enfado de los usuarios

Usuarios de la piscina climatizada del Complejo Municipal La Planilla han iniciado una recogida de firmas en contra de la subida de precios que desde el 1 de enero se aplica a las tarifas por el uso de estas instalaciones. Pero, además de esta medida, algunos de los afectados se acercaron ayer por la mañana al Ayuntamiento de Calahorra para registrar sus quejas por escrito.

Otra de sus protestas, junto con la subida de precios, es que «los abonados a la piscina ya no lo somos y nos quedamos únicamente como socios, con lo cual nos han quitado todos nuestros derechos que teníamos antes», explicaba ayer en el Ayuntamiento Francisca San Lázaro, una de las afectadas. Por otra parte, las «cuotas han subido un 37%, cuando con que las hubiesen subido un 10% ya hubiese sido suficiente», añade. Además, apunta que a partir de ahora «los pensionistas que no tienen 60 años pagan una cuota normal».

Malestar por el estado de las instalaciones

Los usuarios que se dirigieron ayer al Ayuntamiento se quejaron igualmente del estado de las instalaciones municipales y su mantenimiento. «La piscina pequeña siempre está fría y los niños de los cursillos de natación se quedan helados y siempre les vemos tiritando de frío», denuncia San Lázaro.

«Las piscinas tienen muchas carencias», insiste. «El agua está fría, están sucias y las maderas de la sauna están en un estado lamentable», critica. «Que el agua de la piscina grande esté más fría lo puede entender porque la gente va a nadar, pero en la piscina pequeña que la utilizan los niños y gente como yo que hacemos rehabilitación debería estar más caliente», opina esta usuaria.

Según Francisca San Lázaro, las medidas que adoptaron ayer pueden ir más allá, ya que estos usuarios se están planteando constituir una plataforma ciudadana, a través de la cual poder seguir recogiendo firmas. De otro lado, dentro de este colectivo hay personas que aseguran que se han dado de baja como usuarios ante los últimos acontecimientos.