La Rioja

Con ganas de empezar cada lunes

Victor Gil, Eva González, Jorge Marrodán, Raquel Moral, Ana Ruiz y Luis Martínez-Portillo. ::
Victor Gil, Eva González, Jorge Marrodán, Raquel Moral, Ana Ruiz y Luis Martínez-Portillo. :: / Isabel Álvarez
  • Los 28 desempleados contratados por el Ayuntamiento ya han comenzado a trabajar

Eva González tiene 27 años y hasta ahora llevaba dos años en el paro. Ella es arquitecta técnica y es una de las 28 personas que acaba de contratar el Ayuntamiento de Calahorra a través de una subvención del Gobierno de La Rioja dirigida a facilitar la inserción en el mercado laboral de jóvenes desempleados y parados de larga duración. Eva trabajará en los próximos meses en el departamento de Urbanismo.

Ayer, recién incorporada a su puesto de trabajo, se mostraba «muy contenta» por esta oportunidad que le permitirá durante un tiempo trabajar en algo para lo que se ha formado. «Tenía muchas ganas de trabajar de 'lo mío'», señalaba la joven a este diario, momentos después de que el alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo y la edil de Empleo, Raquel Moral, le diesen la bienvenida al Consistorio.

Eva se mostraba feliz no sólo por el trabajo, sino por el proyecto que se le ha encomendado. «Me han encargado un estudio del casco antiguo para ver qué problemas tiene, soluciones y cómo vive la gente», explica agradecida con el hecho de tener «esta responsabilidad». Codo con codo trabajará con ella el arquitecto Víctor Gil, también de 27 años. Él llevaba seis meses buscando trabajo hasta que le llamaron para participar en este programa. «Nunca había trabajado en la Administración pública, así que como experiencia será muy positivo», comentaba.

Jorge Marrodán (27 años) llevaba menos tiempo que sus compañeros buscando un empleo. «Un mes y medio», precisa. Anteriormente, había trabajado en la secretaría de un club de pádel y ahora se ha incorporado al departamento de Personal del Ayuntamiento. Sus funciones se ceñirán básicamente en «digitalizar datos personales». De esta oportunidad busca sobre todo sacar «experiencia». «En todos los sitios es lo que te piden, pero si no te contratan tampoco la consigues, así que al final es 'la pescadilla que se muerde la cola'», lamenta el joven.

Ana Ruiz es una de las veteranas entre las nuevas incorporaciones temporales a la plantilla municipal. Ella tiene 54 años y estos meses se le podrá ver por el archivo municipal. Ana no es la primera vez que se beneficia de estos programas de empleo. «El año pasado ya estuve», dice. En su puesto trabajará para mejorar y modernizar el acceso a la información y la conservación del patrimonio documental calagurritano.