La Rioja

Murillo renace por su fiesta

Bendición de los campos, tras la procesión por el barrio de Murillo con la imagen de Santa Catalina. ::
Bendición de los campos, tras la procesión por el barrio de Murillo con la imagen de Santa Catalina. :: / Isabel Álvarez
  • Santa Catalina llenó de calagurritanos la pedanía deshabitada y endulzó el día de ayer con barrillas de guirlache

La fiesta de Santa Catalina, ayer 25 de noviembre, reunió a muchos calagurritanos en Murillo de Calahorra. Con motivo de la festividad de esta pedanía, las familias descendientes del lugar honraron con una misa y una procesión a su patrona. Una santa, invocada contra la muerte súbita, que nació hacia el año 290 en el seno de una familia noble de Alejandría.

A los actos litúrgicos acudieron además el alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo, varios de sus concejales del equipo de gobierno (Rosa Ortega, Óscar Eguizábal, Mónica Arceiz y Alberto Caro) y ediles de la oposición (Elisa Garrido, Chelo Fernández, Carmen Vea, Cristina Moreno y Rubén Jiménez).

La procesión con la imagen de la santa acabó con una bendición de campos junto a la parroquia de la pedanía, único edificio que se mantiene en pie de la época en la que estuvo habitada. Y es que, en la actualidad, sólo la actividad agrícola y ganadera dan vida a este lugar. Aún así, sus descendientes no se olvidan de acudir cada 25 de noviembre a rezar a su patrona y recordar, aunque solamente sea por un día, los años que sus antepasados entregaron a Murillo

Los cohetes y las jotas no faltaron en la fiesta, que terminó con un aperitivo en una de las naves de la pedanía. Allí, el público pudo compartir un vino y también un caldo que ayudó a meter en calor a los visitantes en una jornada de gélidas temperaturas. Los asistentes hicieron uso obligado de gorros, guantes y bufandas.

Pero Santa Catalina no solo se celebra en Murillo, sino que la fiesta también se deja sentir en Calahorra a través del típico dulce que se reparte en esta fecha. Se trata de la tradicional barrilla de guirlache, que se se regala a amigos y a familiares.

Reparto de dulces

El Ayuntamiento de Calahorra también fue fiel cumplidor un año más de esta costumbre. Principalmente se acercaron a los centros de personas mayores para repartir este dulce, elaborado a base de almendras y caramelo.

Así, por ejemplo, la concejala de Servicios Sociales, María José Torrecilla, y el concejal de Personas Mayores, Antonio Domínguez, repartieron decenas de barrillas de guirlache entre los usuarios del centro de día, del Hogar de Personas Mayores y la residencia municipal San Lázaro.