La Rioja

Las 'Cariátides', aprobadas

Nuevo aspecto de la fachada de la Casa de las Cariátides tras la reforma. :: i. álvarez.
Nuevo aspecto de la fachada de la Casa de las Cariátides tras la reforma. :: i. álvarez.
  • La reforma del edificio de la calle Mártires convence a los vecinos

A falta de concluir con el revestimiento de la zona inferior de la fachada, el resultado de la reforma de la Casa de las Cariátides cuenta, a priori, con la aprobación de vecinos y comerciantes del casco antiguo calagurritano. «Te puede gustar más o menos como ha quedado, pero lo que está claro es que había que restaurarla sí o sí», señala el presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Calahorra, Mario Herreros.

La Casa de las Cariátides, un edificio modernista situado en la calle Mártires, presentaba graves desperfectos en su fachada. Al ser ésta un elemento protegido por el Plan General de Ordenación Urbana, el Ayuntamiento requirió a sus propietarios la reparación y consolidación de esta parte del inmueble. «Falta ver cómo quedará al final, pero por ahora ha quedado una fachada digna e histórica», añade Mario Herreros, a la vez que defiende que «las fachadas históricas hay que salvaguardarlas como el comer». Al hilo de este comentario, el presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo apunta que hay otros edificios «importantes» de la ciudad en los que también se tiene que intervenir, como es el caso de 'la casa de Doctor Chavarría'.

Los comerciantes de la calle Mártires consultados sobre el nuevo aspecto del inmueble también se muestran satisfechos. «Ha quedado bastante bien, aunque creo que la madera de los balcones y miradores se tenía que haber dejado de un color más oscuro», opina Vicente Pascual, cuyo establecimiento queda situado en frente de esta singular casa.

Aprovechando que se ha realizado la reforma, Vicente propone al «Ayuntamiento o a quien corresponda» que la fachada quede iluminado por la noche. «No quedaría nada mal, ya que es uno de los edificios más emblemáticos de Calahorra», sostiene este comerciante.

Ana Puy, propietaria de otro negocio en la calle Mártires, considera que los trabajos en esta histórica construcción han dado muy buenos resultados. «El algo que hacía falta», dice con rotundidad y sin pasar por alto que tal y como se encontraba la fachada generaba «problemas de seguridad».