La Rioja

Calahorra exigirá medidas higiénicas a los 'cuartos', con agua, luz e inodoro

Un grupo de jóvenes, este verano, en un 'cuarto' de fiestas. :: m.félez.
Un grupo de jóvenes, este verano, en un 'cuarto' de fiestas. :: m.félez.
  • La ordenanza busca acabar con los conflictos vecinales que surgen en los locales de fiestas por ruido, suciedad y alteración del orden

El Ayuntamiento de Calahorra quiere acabar de una vez por todas con los problemas que han acompañado en los últimos años a los conocidos 'cuartos' de fiestas de los jóvenes. El propio edil de Policía y Seguridad, Javier García, reconocía ayer que es un problema que «se ha ido desmadrando de un tiempo a esta parte» ya que «estaba generando conflictos vecinales» por ruido, suciedad y desórdenes públicos.

Para atajarlo, el Consistorio ha elaborado una nueva ordenanza que será debatida en el próximo pleno (26 de septiembre). La redacción de la normativa se ha realizado de una manera «consensuada» - subrayó García- con el resto de partidos y con la participación de cinco departamentos municipales: Policía, Urbanismo, el Plan Municipal de Drogas, Servicios Sociales y Juventud.

El reglamento determina en primer lugar qué local se puede considerar como 'cuarto'. De esta manera, «queremos diferenciarlo de quien tenga una bodega particular o una sociedad gastronómica», aclaró Javier García. Por otro lado, los locales destinados a este fin deberán cumplir con unos mínimos requisitos de seguridad e higiene que hasta ahora no se daban en la mayoría de ellos.

«Se han terminado esos almacenes vacíos, sin prestaciones», advirtió tajante el concejal de Policía y Seguridad. Al respecto, explicó que a partir de la entrada en vigor de la ordenanza los 'cuartos' deberán disponer de «agua, luz, inodoro, lavabo, ventilación, una puerta de acceso peatonal si es un garaje y un extintor».

Registro de cuartos

La tramitación para dar de alta estos espacios de ocio deberá cumplimentarse en el área de Juventud, que creará un registro de 'cuartos'. Por su parte, el Ayuntamiento designará a personal municipal para comprobar si los locales cumplen con las condiciones y dar traslado de ello a una comisión de control, que a su vez elevará su propuesta a la junta de gobierno local.

El nuevo reglamento contempla sanciones para los usuarios de 'cuartos' que no cumplan con la ordenanza de ruidos, entorpezcan el tránsito por la vía pública y la ensucien, así como por alteración del orden público.

Igualmente, se prohibe el consumo de drogas, el suministro de alcohol a menores y permanecer en ellos en horario lectivo. La normativa recoge sanciones leves con hasta 30 días de cierre del 'cuarto' y una multa de entre 150 y 600 euros; graves, con el cierre de 30 a 90 días y entre 600 y 1.500 euros de multa y muy graves, con el cierre de 3 meses a 3 años y multas de entre 600 y 1.500 euros.