La Rioja

Mancha en la calle Cavas. :: i. á.
Mancha en la calle Cavas. :: i. á.

Garrido califica de «intolerable» la suciedad en las calles una semana después de fiestas

Una semana después de la finalización de los festejos patronales de Calahorra de verano, la ciudad «permanece en un estado de suciedad intolerable». Ésta es la denuncia que realizó ayer la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Elisa Garrido, después de haber pasado «un plazo de tiempo razonable» para que la empresa concesionaria de la limpieza en Calahorra (FCC) eliminase toda la suciedad que ha dejado en las calles la celebración de las fiestas.

Como ejemplo señaló que «los alcorques de la calle Grande están llenos de suciedad» y dijo que las aceras de las calles Grande, Cavas, Sol, Paletillas, Gallarza, Bebricio, Basconia «están absolutamente negras». Ante este panorama, Garrido exige al equipo de Gobierno que «con carácter de urgencia requiera a la concesionaria a que cumpla con el pliego» de la limpieza. Un contrato que, según dijo, le obliga a asumir el «riesgo» de ofrecer un servicio en óptimas condiciones, aunque la suciedad «incremente más allá de lo normal».