La Rioja

Un hombre se traga un anillo de 300 euros en una joyería de Calahorra

  • Los agentes se limitaron a identificar al presunto 'ladrón-gastrónomo', sin que se sepa cómo piensan recuperar la joya

La Policía Local de Calahorra suele informar periódicamente de sus actuaciones en la ciudad durante los últimos días. Ayer, entre esas informaciones había una realmente curiosa: lo que parece ser un método de robo de joyas de lo más osado.

Y es que la dueña de un local de joyería de la ciudad bimilenaria llamó a la Policía de la ciudad para informarle de que un cliente le había robado un anillo de oro. La joyera le estaba enseñando la pieza, entre otras, porque presuntamente iba a comprarlo.

Lo curioso fue el método: según denunciaba la comerciante, el individuo se había tragado el anillo. La Policía cuenta que tomó los datos del presunto ladrón gastrónomo, pero nada se explica de qué pasos iba a tomar ahora para recuperar el anillo... si es que es posible. El valor de la joya rondaba los 300 euros.

Abusos sexuales

Por otro lado, la Policía calagurritana informa también de la detención del joven B.A. por un supuesto delito de abuso sexual, de la que ya dio cuenta este diario. El detenido intentó abusar primero de dos chicas menores de edad, una de 15 y otra de 17 años, en el baño de mujeres de un bar del pasaje de la calle Cavas. Después, según informa la Policía, volvió a hacer lo mismo con otra chica de 17 años de edad, a la que agarró del brazo con intención de abusar de ella cuando se encontraba también en la misma calle.

En ambos casos, según se recoge en el informe policial de estos hechos, las chicas forcejearon con el presunto agresor y pudieron zafarse de él y salir huyendo. Inmediatamente, se inició la búsqueda del sospechoso, que por la descripción dada por las menores fue identificado por la Policía. Más tarde un joven lo reconoció y lo retuvo hasta la llegada de los agentes. El detenido fue puesto a disposición judicial.

De otro lado, durante los festejos se formularon cuatro denuncias ante la Delegación del Gobierno por infracciones en materia de seguridad ciudadana. En el primer caso se denunció a dos jóvenes que habían amenazado a otros en la calle Teatro. En el segundo caso se denunció a un hombre que portaba una navaja de grandes dimensiones en el recinto ferial.

En el tercer lugar fue denunciado otro joven por tenencia ilícita de sustancias estupefacientes, después de que se le encontrase en su poder una papelina de speed. Por último, se formuló una denuncia contra una vendedora ambulante que ejercía la venta ilegal de petardos. En el transcurso de las fiestas se levantó, además, un acta de denuncia por venta de alcohol a menores de edad por parte de un establecimiento comercial.

Comportamiento cívico

Por otra parte, la Policía intervino en numerosos auxilios. Entre ellos, a tres menores por intoxicación etílica. Al margen de estos incidentes, la Jefatura de la Policía destaca «el buen comportamiento cívico de los jóvenes» durante las fiestas, «respetando el mobiliario urbano» y «no causando actos vandálicos».