Una aventura de aprendizaje

Nora Ocón posa en el barrio de Dublín Stillorgan. :: N.O./
Nora Ocón posa en el barrio de Dublín Stillorgan. :: N.O.
Riojanos por el mundo

Nora Ocón González | Murillense en Dublín (Irlanda)

DIEGO MARÍN A.

Aterrizó en Dublín hace un mes con el principal objetivo de mejorar su nivel de inglés. Nora Ocón González, murillense de 24 años, ha estudiado Derecho y ADE en la Universidad Pública de Navarra y el próximo mes inicia el master de acceso a la abogacía por la UNIR. «Siempre es una buena experiencia viajar al extranjero, vivir en un país distinto, conocer gente con diferente cultura y forma de vida... Considero que este tipo de 'aventuras' pueden aportarnos un gran aprendizaje tanto a nivel personal como profesional», confiesa Nora.

Su estancia es temporal. «Estaré -afirma- unos meses hasta que consiga algo más de soltura con el idioma», y asegura que lo que más le gusta de Dublín «es la inmensa diversidad cultural que hay en una sola ciudad». «He podido conocer gente de Brasil, Italia, Corea... y, por supuesto, también hay mucha presencia española por aquí». Para Nora, la capital irlandesa «es una ciudad muy internacional, donde puedes encontrar a mucha gente en tu misma situación, con interés por aprender y conocer gente, y con ganas de viajar y conocer nuevos lugares». Eso sí, esta joven riojana afirma que «los horarios de las comidas y el horrible tiempo me tienen un poco descolocada, ¡pero ya me iré acostumbrando!».

Dejar su casa, a su familia y a sus amigos y viajar a «un sitio desconocido, donde todo es nuevo para mí y donde no tengo la menor idea de cómo moverme», admite que ha supuesto un cambio importante en su vida, pero es consciente de que «como todo, es cuestión de adaptarse, aprovechar las oportunidades y poner las ganas y la ilusión necesaria». Trabaja allí como 'au pair', cuidando a una niña de 10 y a un niño de 13 años (los dos «adorables»), y reside en el barrio de Stillorgan.

«Los horarios de las comidas y el horrible tiempo me tienen un poco descolocada»

«Una cosa que me gusta mucho aquí es la cantidad de gente que hay en la calle tocando algún instrumento o cantando. Me encanta pararme a escucharles un ratito y luego seguir mi camino», reconoce Nora, quien también emplea su tiempo libre, el poco que le queda después del trabajo y de las clases de inglés, en «salir con amigos a algún bar, dar paseos por el parque de San Stephens Green y hacer un poco de turismo por la ciudad». Apenas lleva cuatro semanas en Dublín y aprovecha los fines de semana «para conocer un poco más la ciudad». Eso no evita echar de menos La Rioja, «su gente, mi gente y La laurel un poco también».

Fotos

Vídeos