Un arquitecto avala con criterio técnico el sector del chalé de Pedro Sanz

Fachada del chalet del vicepresidente del Senado Pedro Sanz en terreno de Villamediana. / Justo Rodriguez

El especialista García-Berlanga ha precisado que la decisión política de aprobar el Plan General la tiene la COTUR y el Ayuntamiento de Villamediana de Iregua

LA RIOJALogroño

El arquitecto del Plan General de Villamediana de Iregua, Roberto García-Berlanga, ha avalado hoy que los cinco sectores dispersos incluidos en este Plan, donde se ubica el chalé del ex presidente de La Rioja Pedro Sanz (PP), fueron una solución adecuada y técnica a los problemas urbanísticos en la zona.

Este arquitecto, que participó en la redacción del plan, ha comparecido en la comisión parlamentaria que investiga la aprobación de este Plan por parte de la Comisión de Ordenación Territorial y Urbanismo (COTUR) el 17 de junio de 2013, informa la agencia EFE.

Esta comisión parlamentaria se creó después de iniciarse un proceso judicial contra una construcción de Sanz, actual vicepresidente primero del Senado, que, según denunciaron los grupos municipales PSOE e IU en Villamediana en enero de 2013, había pasado de ser una caseta de aperos de unos doce metros cuadrados a convertirse en una vivienda unifamiliar de más de doscientos, tras tres reformas acometidas desde 2008 hasta 2012.

La queja de la oposición, según han detallado hoy en la comparecencia diputados del PSOE, Podemos y Ciudadanos, se sustenta en que, tras la citada denuncia, se creó el quinto y último sector disperso antes de aprobarse el Plan General de Villamediana de Iregua.

Las alegaciones a este quinto sector se resolvieron en un mes y, finalmente, tras más de cuatro años, en junio de 2013, se aprobó el Plan, con lo que quedaron regularizadas todas las construcciones del perímetro del Plan, que afectó a la vivienda de Sanz y a otras 68.

COTUR y Ayuntamiento villametrense

García-Berlanga ha precisado que la decisión política de aprobar este Plan General, como cualquier otro, la tiene la COTUR y, como fase previa, el Ayuntamiento encarga el proyecto, en este caso, el de Villamediana de Iregua.

Ha recalcado que él actuó con criterios de carácter técnico en la creación de estos sectores dispersos, que ha definido como manchas de aceite dentro de unos terrenos, a las que es preciso dar una solución medioambiental, de sostenibilidad y eficiencia energética para el municipio, en su conjunto, y los particulares.

También ha defendido que se emplearon criterios técnicos en el análisis de las alegaciones presentadas al quinto sector disperso y a los restantes y que, finalmente, el trabajo se entregó al Ayuntamiento de esta localidad, que fue el que aprobó el documento y lo envió a la COTUR para su aprobación definitiva.

El arquitecto, entre otros aspectos, ha precisado que fue un Plan "muy laborioso y de mucha complejidad", que tuvo cinco procesos de exposición pública para sus alegaciones, que permitió dar voz a todos los interesados y que "intentó dar una solución global" a la ordenación urbanística de Villamediana.

Construcciones sin planteamiento previo

Ha añadido que, en el ámbito urbanístico, los cinco sectores dispersos que contiene el Plan incluían construcciones que se desarrollaron sin un planteamiento previo, que requerían de una solución de reducción del impacto ambiental, eficiencia energética, accesos rodados y consumo de agua.

El equipo redactor, ha precisado, optó por este tipo de soluciones, que, desde un punto de vista técnico, entiende que "son una ocasión fantástica" para atender los citados problemas de eficiencia energética, accesibilidad, consumo de agua u otros parámetros, que redundasen en beneficio del municipio y los vecinos.

Se trató de que los propietarios de las construcciones que había en aquellos terrenos -rústicos-, "tuvieran los mismos derechos que tiene cualquier otra construcción de Villamediana y aportando su grano de arena, en términos económicos", ha indicado el arquitecto al responder a preguntas del Grupo Popular.

Ante las diferentes preguntas de la oposición, ha incidido en que su cometido no es emitir juicios de valor sobre la presunta legalidad o no de la construcción de Pedro Sanz, sino que su actuación en el citado Plan fue de carácter técnico, en aras de resolver unos problemas urbanísticos en el municipio.

Los grupos de la oposición han expresado sus sospechas sobre que, una vez presentada la denuncia pública contra la citada construcción de Sanz, se abrió un nuevo proceso de exposición pública de alegaciones para crear el citado sector disperso, así como el hecho de que, a partir de aquel momento, un Plan de más de cuatro años de tramitación se resolvió dos meses después.

Fotos

Vídeos