Limpiar un chicle en Arnedo cuesta seis veces más que su precio de venta

Un operario de la empresa de limpieza retira las manchas negras de los chicles con agua a presión. :: e.p./
Un operario de la empresa de limpieza retira las manchas negras de los chicles con agua a presión. :: e.p.

Una campaña invita a los ciudadanos a depositar los chicles en las papeleras y evitar el «innecesario» gasto que supone su retirada del suelo

E. PASCUAL

Si comprar y saborear un chicle cuesta 5 céntimos de euros, limpiar cada uno de los que se arrojan al suelo hasta integrarse con la acera exige un desembolso de 30 céntimos. Seis veces más. Ese es el cálculo del Ayuntamiento de Arnedo, que ha puesto en marcha una nueva campaña de concienciación en la que solicita la colaboración ciudadana para evitar la suciedad de los chicles en sus calles, cientos de manchas negras que afean vías, parques y paseos.

«Es un coste elevado tanto en agua, en energía como en el tiempo que emplean los operarios de la empresa de limpieza en retirarlos -explica el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, José Luis Rubio-. Es un gasto innecesario si todos los vecinos se prestaran a no tirar los chicles al suelo y permitiría tener a los técnicos de limpieza de la empresa Ferrovial actuando en otras zonas que lo precisan».

Con el lema 'Por un Arnedo más limpio' que vertebra las diversas actuaciones del área de Medio Ambiente, esta campaña cuenta con un mensaje que educa y conciencia a los vecinos: «Un chicle tarda en desaparecer cinco años; pensar en la papelera es un segundo».

Junto a estos ejemplos con repercusión económica, medio ambiental e higiénica, Rubio lamenta que, en muchas ocasiones, poco tardan las manchas negras en las que se convierten los chicles en volver a cubrir zonas frecuentadas pese a haber sido limpiadas con agua a presión por los operarios. Uno de los ejemplos es el parque La Estación, «que con apenas seis meses de uso tras su apertura ya tiene muchas manchas significativas», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos