Una jornada con sabor popular

Cientos de personas disfrutaron de la mañana en las instalaciones del trujal, de las casi 3.000 pringadas preparadas y repartidas y de las visitas guiadas. :: E.P./
Cientos de personas disfrutaron de la mañana en las instalaciones del trujal, de las casi 3.000 pringadas preparadas y repartidas y de las visitas guiadas. :: E.P.

Cientos de personas disfrutaron de la XX Fiesta de la Pringada del Trujal Cinco Valles, que repartió 3.000 rebanadas

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

La mañana del último domingo de febrero avanzaba hacia el mediodía con el sol reinando y cayendo sin freno sobre los olivos que acompañan caminos y sendas arnedanos. Todos ya en flor, es un espectáculo a disfrutar en estas fechas.

De esa instantánea natural disfrutaron los cientos de personas que se encaminaron en la agradable mañana hacia las instalaciones del Trujal Cooperativa Cinco Valles de Arnedo. Hacia la vigésima edición de su popular Fiesta de la Pringada, con la que sus socios celebran el final de la campaña de recogida, la llegada del primer aceite y su extraordinario sabor.

Tras jornadas de intenso frío, el sol casi primaveral invitaba a compartir la fiesta. Y fueron cientos los que llenaron como nunca el patio del trujal, dispuestos a saborear las casi 3.000 pringadas que prepararon las decenas de colaboradores que unen sus manos para sacar adelante esta tradicional fiesta. Porque, al igual que el trujal colabora con sus actividades a lo largo del año cediendo el producto, las asociaciones, colectivos y peñas festivas arnedanas arriman el hombro para preparar y repartir cada Fiesta de la Pringada. Con ese trabajo compartido, apoyado por la Policía Local, que ordenó el camino de acceso, y por los servicios sanitarios, el ambiente con el que se celebró la fiesta fue extraordinario.

Los muchos que llenaron el patio del trujal desfilaron con orden y agilidad para paladear el nutritivo almuerzo. Primero, puestas las rebanadas en parrilla, con las que llevarlas a las brasas. Con experiencia, tostadas lo suficiente para después ser pintadas a brochazos antes de adornarlas con el sabor del azúcar o el ajo. Como guste quien quiera. Mayores y pequeños las disfrutaron. Y repitieron.

Igual de demandadas estuvieron las visitas guiadas para conocer las instalaciones y el proceso de elaboración de un trujal que este año preparará 430.000 litros de aceite virgen extra gracias a los 1.850.000 kilos recogidos por sus socios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos