Una granizada sorprende a La Rioja Baja y dificulta la conducción

El granizo consiguió teñir de blanco el asfalto. :: F.B.

Varias localidades del Cidacos se vieron afectadas

E. P.

Arnedo/Alfaro. Una tormenta arreció en la tarde y noche de ayer en La Rioja Baja, llegando en forma de granizada a varias localidades de la lengua del Cidacos, entre Arnedo y Calahorra, en las que afectó al tránsito tanto en los cascos urbanos como por carretera.

De forma inesperada, y sin que hubieran mediado antes avisos desde la Agencia Estatal de Meteorología, la granizada sorprendió a los arnedanos a media tarde, sobre las 17 horas. Tras la fuerte precipitación con piedra, la ciudad del calzado recibió diversos chubascos a lo largo de la tarde. La consecuencia fue importantes riadas de agua embarrada por las calles del municipio.

La tormenta se trasladó a localidades vecinas como Quel y Autol, en las que el hielo acumulado dificultó de forma notable la conducción, llegando a cubrir buena parte del asfalto y de las calles.

Ya sobre las 21 horas llegaba a Alfaro, donde la caída de granizo se aminoró, pero la lluvia continuó durante bien entrada la noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos