García defiende el déficit del Zapato de Oro como «inversión para la ciudad»

Una de las novilladas del Zapato de Oro de este año. :: j. rodríguez

El alcalde arnedano pide a los partidos de la oposición que hablen «claro y serio» sobre cómo gestionar las pérdidas de la feria

E. PASCUAL

Lo taurino siempre está sujeto al debate, sea desde una u otra perspectiva, sobre uno u otro ámbito. Más allá del resultado en cuanto a la satisfacción de los aficionados sobre el ruedo, el debate acerca de la feria de las novilladas del Zapato de Oro de Arnedo acostumbra a girar alrededor de lo económico, del coste y la justificación que supone para el Ayuntamiento de la ciudad del calzado la organización de uno de los trofeos más prestigiosos del mundo taurino.

Aunque los datos oficiales del resultado económico tardarán en llegar, la XLIV Feria del Zapato de Oro volverá a ser deficitaria. «Dejará pérdidas, como lo han hecho todas las ferias de septiembre desde la primera -expone el alcalde de Arnedo, Javier García-. Pero, como tantas otras actividades que emprende el Ayuntamiento, la feria de las novilladas es una inversión para la ciudad gracias a su promoción mundial».

A la espera del balance oficial, la media de entradas en cada una de las novilladas de las pasadas fiestas patronales de septiembre fue de 1.500 personas. «Aunque es un número importante de aficionados cada tarde, incluso comparado con otras ciudades, es un público insuficiente y tenemos que reflexionar para atraer a más y preservar la feria de septiembre», explica García.

Por ello, el grupo de Gobierno y la comisión asesora taurina están buscando vías para atraer más público y restar pérdidas a las arcas municipales. Como ejemplo, el primer edil recuerda la decisión de externalizar a una empresa la organización de la feria de marzo, por San José, o la rebaja del 13% en las entradas para septiembre. «Damos los mismos festejos pero con menos dinero», apunta.

Al debate incorpora cifras la concejala del Partido Riojano, Rita Beltrán, que apunta que la feria del Zapato de Oro del 2016 dejó unas pérdidas de 95.000 euros -tras contar unos ingresos de 296.000 euros frente a 391.000 de gastos-. Ante su petición de mejorar la gestión para que no haya tantas pérdidas, el concejal de Festejos, Juventud y Participación Ciudadana, Raúl Domínguez, replica que los «datos de la feria son otros».

Debido al cuestionamiento llegado a la feria de parte de la oposición, el alcalde arnedano pide a los partidos políticos que «hablen claro». «El PSOE tomó la decisión de externalizar marzo y salió bien y va a mantener la feria del Zapato de Oro buscando fórmulas que hagan que cueste menos dinero -comenta-. Por su parte, Partido Popular y Partido Riojano pasaron de cinco a cuatro novilladas. Ahora, que hablen claro y serio, que digan si hay que quitar o no las novilladas por dejar pérdidas o que indiquen cuál es el límite aceptable en déficit».

Y ante el coste de dinero público, Javier García añade una pregunta al debate: «¿Por qué se pide el balance económico de las ferias taurinas y no de los 125.000 euros de pérdidas en la partida de artes escénicas o de lo que se dedica a caminos, atenciones protocolarias...?», cuestiona.

Fotos

Vídeos