La escultura de la bota en peña Isasa desaparece tras sufrir otro ataque vandálico

La escultura asaltada. :: /Ernesto Pascual
La escultura asaltada. :: / Ernesto Pascual

Amigos de Arnedo echó en falta la pieza la mañana del domingo y pide colaboración para intentar recuperarla

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Por segunda vez, la escultura de la bota de montaña de acero y aluminio que corona la peña Isasa ha sido violentada. Pero si el 29 de agosto del 2014 apareció a unos metros de la rocosa cumbre, a 1.474 metros de altitud, tras ser arrancada, los vándalos ésta vez la han hecho desaparecer.

Por el décimo aniversario de la Marcha Isasa y por los 50 años de la colocación de la cruz en su cumbre, la Asociación Amigos de Arnedo instaló el 21 de abril del 2013 esta escultura de aluminio y acero de 7 kilogramos de peso, patrocinada por la empresa Fal, para homenajear la vinculación entre la montaña, el deporte y el calzado desde la cumbre emblemática de la comarca. Pero hay quien ha decidido volver a faltar el respeto a ese símbolo, a los arnedanos y a tantos aficionados a la montaña que, al hacer cumbre, han cogido por costumbre fotografiarse con la escultura.

Hasta que en la mañana de este domingo, un grupo de vecinos que llegó hasta la cumbre advirtió de su desaparición. Tuvo que ser en la tarde del sábado, pues otros aficionados la vieron esa mañana. Y tuvo que ser, como lamentan desde la Asociación Amigos de Arnedo, con toda la intención, premeditación y maquinaria necesaria, porque para arrancarla de su pedestal de roca, donde estaba anclada con tornillos a 20 centímetros de profundidad y de 16 milímetros de diámetro. Fue con esa fuerza que volvieron a atarla a la roca los voluntarios de Protección Civil el 19 de octubre, para reponerla de su primer asalto.

Resignándose a que el coste del metal de la escultura ronde los 7 euros, Amigos de Arnedo y el Ayuntamiento llaman a la colaboración ciudadana para investigar e intentar recuperar la escultura. «Es una pena la falta de respeto pero, de una manera u otra, la bota volverá porque es un emblema para todos», asintió ayer el alcalde, Javier García.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos