Una biblioteca en la calle

La esquina de la calle Cilla ha quedado como una biblioteca. :: /Ernesto Pascual
La esquina de la calle Cilla ha quedado como una biblioteca. :: / Ernesto Pascual

Homenaje gigante a la lectura y a Leopoldo Alas Mínguez junto a la casa de cultura

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

La biblioteca pública municipal arnedana ha crecido. Ha ampliado sus estanterías para salir a la calle. Dentro de la política del Ayuntamiento de embellecer el casco antiguo con gigantografías, un nuevo trampantojo ha surgido en la zona, junto a la casa de cultura, emulando una poblada colección de títulos vinculados con la ciudad del calzado, su comarca y sus autores. Se ha bautizado como Espacio Leopoldo Alas Mínguez (1962-2008), el escritor y poeta, biznieto del autor de 'La regenta' y a quien «le nacieron en Arnedo».

Solar de un viejo inmueble hasta el año pasado, el Ayuntamiento acondicionó una especie de terraza a ras de suelo. Ahora, sobre las fachadas de las viviendas que cierran la calle Cilla ha surgido este espectacular trampantojo, «un homenaje a la cultura», según subrayó ayer el alcalde, Javier García.

Desde la partida total de 54.000 euros destinada este año al embellecimiento viario, la empresa Globartia ha realizado en las últimas dos semanas esta gran pintura sobre 160 metros cuadrados de fachadas y jugando con la ilusión óptica dependiendo del lugar donde el espectador se ubique.

El Ayuntamiento busca con estas acciones embellecer distintas zonas del casco antiguo arnedano

Y lo han elaborado con una historia de novela. Antes de casa de cultura, el antiguo palacio del Arzobispo Argaiz fue cárcel. En ella, en 1936, estuvo encarcelado Vicente López de la Peña, que pintó un cuadro con lo que veía desde su ventana. Años después, su hijo, el arnedillense Vicente López Préjano se inspiró en él para escribir 'El pozo de las ánimas'. Tercero de la saga, Carlos López ha participado en la pintura del trampantojo. Por supuesto, el libro está en la estantería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos