Bailes de magna altura

Anfitriona. La comparsa arnedana fue recibida con una ovación a su paso por la céntrica Puerta Munillo.

La V Concentración de Gigantes de La Chispa reunió ayer a nueve comparsas

E. P.

A su paso, sus miradas se elevaban. Cuando se plantaban y se disponían a danzar, la admiración recorría todas sus esbeltas y magnas figuras, aplaudiendo la capacidad y maestría de los bailadores para moverlos con tanta elegancia. Por quinto año, la peña La Chispa organizó su Concentración de Gigantes y Cabezudos, que se convirtió en uno de los principales actos de la quinta jornada festiva por San Cosme y San Damián.

En esta edición, la peña que viste de verde contó con una comparsa menos invitada para restar tiempo al desfile y ganarlo al baile. Así, contó con unos cuarenta gigantes y cabezudos de ocho comparsas navarras y riojanas: de Andosilla, de Beriaín, Castejón, Falces, Olite, Covaleda, Santacara, la privada de Javier Bozal, de Artica, y la anfitriona de Arnedo, bailada por danzadores de Calahorra mientras la directiva de La Chispa insiste en llamar a todos los interesados a aprender a danzarlos y crear un grupo para la comparsa de la ciudad del calzado.

Tras encontrarse en su sede y el almuerzo, los gigantes comenzaron su desfile atravesando el centro arnedano para llegar al centro de personas mayores acompañados de los sonidos de los gaiteros de Arnedo, Alberite, Calahorra, del Iregua, de Andosilla, la Escuela de Gaita de Logroño y la Escuela de Dulzaina de La Rioja.

Ahí tuvo lugar la primera de las cuatro exhibiciones de baile que compartieron las nueve comparsas, con la intención de mostrar la belleza de su magno danzar.

Fotos

Vídeos