Arnedo fortalece su historia

La recuperación ha consolidado la base del castillo milenario con proyección de hormigón, que quedará cubierta próximamente por un muro verde. :: E.P.
La recuperación ha consolidado la base del castillo milenario con proyección de hormigón, que quedará cubierta próximamente por un muro verde. :: E.P.

Los hallazgos en la recuperación del milenario castillo que custodia la ciudad confirman sus diversas etapas y usos

ERNESTO PASCUAL

arnedo. «El castillo de Arnedo es un gran monumento que, en sí, es un yacimiento arqueológico». Así describe el arqueólogo arnedano David Eguizábal la importancia de los trabajos de consolidación y recuperación del edificio que da perfil y referencia a la ciudad del calzado y que van a permitir reescribir gran parte de la historia de Arnedo. Porque el castillo lleva custodiando la ciudad y el valle del Cidacos desde su peña más de un milenio.

Considerado ruina durante lustros, amenazado por la erosión y el tiempo sobre su peña de arenisca, estos trabajos suponen la primera intervención en el castillo gracias a la aportación del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento, que pone el 75% de los 1.232.171,81 euros (IVA incluido) de la inversión, aportando el otro 25% el Ayuntamiento. Los trabajos los acomete la unión temporal de empresas que forman Mariano López Navarro, SAU, Urbyma, SLU y Alfaro Construcciones, SL.

UN CASTILLO DE ALTURA

Historia
Inicio
Los hallazgos demuestran que la construcción es anterior al siglo VIII.
Última etapa
Los Fernández de Velasco lo dejaron en el XVIII.
La recuperación
Objetivo
Consolidación de la ruina y estudio arqueológico.
Futuro
Vocación turística.
Los hallazgos
Estructuras
Tumbas árabes, la sala noble, aljibe, patio empedrado...
Objetos
Cerámicas de diversas épocas, monedas, munición, etc.
Los trabajos
Inversión
1,2 millones, 75% del 1,5% Cultural y 25% del Consistorio.
Ejecutan
La UTE Mariano López, Urbyma y Alfaro Construcciones.

El paso del tiempo ha colmatado la superficie del castillo en su extensión de más de 1.000 metros cuadrados, lo que ha favorecido la conservación de sus estructuras. «La primera grata sorpresa ha sido el extraordinario estado de conservación de los restos, que permite hacer una lectura más completa de su amplia historia», valora Eguizábal.

La aparición de un pavimento de canto rodado en toda su superficie ha sido la primera satisfacción del equipo, llegando a su último uso en el siglo XIX, como acuartelamiento en las guerras carlistas. Un siglo antes, la familia de los Fernández de Velasco lo había abandonado para trasladarse a la ciudad tras habitarlo durante tres siglos.

Desde ahí, los trabajos han realizado un sondeo en el interior del castillo para conocer sus inicios. La aparición de los dos enterramientos de época musulmán, los primeros que se hallan en Arnedo, permiten remontar su historia entre los siglos VIII y X. Pero el hallazgo de fragmentos cerámicos en el castillo y el conocimiento arqueológico de la existencia de pequeños poblamientos a la vera del río -llamados 'vicus'- en los siglos IV y V, permiten a Eguizábal interpretar que «pudo haber algo en este lugar antes de la presencia árabe», remontando así más su historia.

Además de encontrar monedas, cerámicas o munición de los siglos XIX y XX, la intervención ha conocido que la distribución interior del edificio ha ido cambiando conforme a sus diversas etapas. Así, muestra diversas habitaciones como la sala noble en dos pisos, el aljibe de 6 metros de profundidad en el patio abierto, almacén, garitas y torres de vigilancia con ventanas saeteras y cadalsos defensivos, etc., como edificio militar que fue. Los trabajos han confirmado el acceso original en zig-zag al castillo y, ante la aparición de una excavación, la hipótesis de que tuvo un puente volado como elemento defensivo y para controlar el acceso.

Fotos

Vídeos