Aprendiendo a emprender

Los alumnos de sexto de Primaria del Sagrado Corazón han merecido el premio al mejor logo. :: E.P./
Los alumnos de sexto de Primaria del Sagrado Corazón han merecido el premio al mejor logo. :: E.P.

Alumnos del Sagrado Corazón organizan dos cooperativas e inciden en la importancia de trabajar en equipo

E. PASCUAL

Matemáticas, Lengua, Geografía, Educación Física... Y una de las principales lecciones que aprenden los escolares en los colegios es la importancia del trabajo en equipo. Ese es el mensaje que lanza el programa 'Aprendiendo a emprender', que impulsan en los centros escolares, la Obra Social de Ibercaja y el Gobierno de La Rioja. De éste, la cooperativa Salmendrarnedo, una de las dos surgidas del arnedano colegio Sagrado Corazón, ha logrado el premio al mejor logotipo de empresa entre las riojanas participantes.

«Con este programa, conseguimos que las personas individuales veamos que funcionamos mejor como equipo, algo que les servirá para el futuro -explicó Mario Moreno, coordinador del programa de Ibercaja-. Es un juego muy serio, que enseña, que muestra que un buen trabajo es producto de una buena organización».

En esa creación de las dos cooperativas -Salmendrarnedo y Los Salaos-, los cincuenta alumnos de las dos clases de sexto de Primaria del Sagrado Corazón definieron sus estatutos y su estructura por departamentos -diseño, marketing, producción y calidad-. Cada uno aportó dos euros como socio al abrir su cuenta corriente... y se pusieron manos a la obra.

Dedicada a las saladillas, Salmendrarnedo ha merecido el premio al mejor logo del programa

Y como producto, algo tan típico de Arnedo como las saladillas. «El objeto de la cooperativa surgió de una lluvia de ideas, promoviendo el trabajo en equipo, el aporte de iniciativas y el consenso entre ellos», explica María Berbés, una de las tutoras.

Ahora están en plena producción. Cascar los almendrucos, tostar, prepararlos para ponerlos a la venta... «Las familias han aportado los almendrucos, lo que supone un dinero que no ha salido de la cuenta y queda como remanente», sonríe María Hernández, la otra tutora.

Los alumnos están tostando las almendras, también preparan llaveros con su logo, marcapáginas con flor de almendro... Todo ello lo pondrán a la venta el día 15 de junio en el mercado de cooperativas escolares en Logroño, adonde confían en llegar con más de 5 kilos de sus saladillas.

Saben que cuanto más produzcan, más ingresos conseguirán y más podrán aportar al objetivo de recaudar a favor de una ONG. «Están muy motivados por un proyecto que les saca de lo normal», aplaude Hernández.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos