La alegría de una ciudad abierta

La alegría de una ciudad abierta

Los arnedanos disfrutaron ayer del inicio de sus fiestas patronales

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Era pisar cualquiera de las calles de la ciudad del calzado y sentir que algo ha cambiado. La respuesta a esa transformación feliz estaba en el calendario. Había llegado, al fin, tras un año de espera, el 26 de septiembre. El día más deseado, en el que Arnedo se declara en fiestas mayores en honor a San Cosme y San Damián.

La transformación comenzaba en los armarios. Aparcados quedan por unos días los uniformes, ropajes y trajes del día a día, sea para el colegio, el trabajo o cualquier otro deber. Por esta semana, hasta la noche del 2 de octubre, los arnedanos se visten de rojo, verde, negro y blanco. Los arnedanos se visten del color de sus cuatro peñas. Se visten de fiestas.

u06
00. Rosario de la Aurora.
u11
00. Procesión del Robo de los Santos, seguida de misa en la iglesia de Santa Eulalia.
u16
30. Cafés-conciertos con La Chispa y Lubumbas.
u17
30. Talleres infantiles en la Tao y Lubumbas y de baile en La Chispa.
u19
30. Degustaciones en la Tao seguida de toros de agua y Toro en la Calle con carretones.
u21
00. Fiesta joven Lubumbas.
u22
00. Humor con 'The Primitals' en el teatro Cervantes.
u00
30. Verbena con Taxxara en la carpa de plaza de España.
u01
30. Fiestas en las peñas.

De esa paleta feliz de colores se llenaron las calles arnedanas en la mañana de ayer. Las cuadrillas de amigos de todas las edades iban quedando, unos para almorzar, los más jóvenes para ir cogiendo sitio en la plaza Nuestra Señora de Vico. A medida que avanzaba el reloj hacia el mediodía, ese era el destino de todos los arnedanos.

Antes, la peña La Chispa abrió su sede para vivir la presentación en sociedad de sus dos nuevos cabezudos y de la nueva charanga que amenizará sus actos en estas fiestas, La Muralla, desde San Pedro Manrique. Ya con el baile en el cuerpo, también se encaminaron hacia la plaza, que vivió jolgorio joven desde una hora antes del chupinazo gracias a la animación musical desde la balconada del Ayuntamiento.

Dentro, el alcalde, Javier García, procedía a un ritual tradicional tras la emocionante noche previa del pregón y la colocación de los pañuelos a la reina de estas fiestas, Sofía Ezquerro Samaniego, y a las damas Elena Calvo Simón, María Hernández Pujada y Andrea León Bergasa. Recibió a los representantes de las cuatro peñas arnedanas -Tao, Lubumbas, La Chispa y La Quincalla-, a quienes, además de atar al cuello el pañuelo festivo, les entregó la subvención con la que hacen frente a las numerosas actividades que alimentan parte de las más de 200 citas del programa festivo hasta el 2 de octubre.

El reloj avanzaba felizmente hacia las 12 del mediodía. En la espera, todos los pobladores felicitaban al karateka y profesor arnedano Óscar Martínez de Quel por el magnífico e inspirador pregón que había regalado la noche anterior para anunciar las fiestas.

También acudió al 26 de septiembre, para alegría de todos, un sol más veraniego que el otoñal que ya corresponde por fechas. Y su abrazo animó a los miles de arnedanos que fueron congregándose ante la balconada municipal.

Con las 12 del mediodía en el reloj, el alcalde, la reina de fiestas y el pregonero pisaron el balcón central del Ayuntamiento ante la algarabía de los vecinos. «Arnedanos, hagamos de la nuestra una ciudad abierta!», llamó Javier García como homenaje a la exposición 'La Rioja. Tierra abierta' antes de dar vivas por los santos patronos y por Arnedo y de prender, junto a la reina, la mecha que hizo estallar la 'bomba' y que daba por iniciadas las fiestas por San Cosme y San Damián.

Tras la intensidad de la jornada inaugural, en la que el ambiente se multiplicó por las calles, sobre todo las más céntricas, por bajos y sedes de las peñas, las fiestas viven hoy su día grande, en el que arnedanos y navarros se hermanan alrededor de los santos mártires Cosme y Damián.

Para cuando toque la lectura de estas líneas ya habrán compartido el emocionante Rosario de la Aurora para reunirse a las 11 de la mañana en la tradicional y singular procesión del Robo de los Santos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos