La Rioja

Las autoridades visitaron ayer el resultado de la reforma. :: E.P.
Las autoridades visitaron ayer el resultado de la reforma. :: E.P.

Quince escaleras al esplendor

  • La reforma del atrio deja ver la fachada de la iglesia de San Cosme y San Damián

Ascender la cuesta por la calle Preciados, en el corazón del casco antiguo de la ciudad del calzado, guarda una recompensa para la vista del caminante. En su cumbre, surge la panorámica de la espléndida fachada barroca del siglo XVII de la iglesia parroquial de San Cosme y San Damián.

Con todo su esplendor se muestra la entrada al templo de los santos patronos arnedanos una vez concluida la reforma de su atrio. El talud que antes ocultaba la fachada de la iglesia hasta que prácticamente no se hallaba uno en su pórtico ha desaparecido. En su sustitución, ha surgido una escalinata con quince escalones que permite admirar la panorámica de la fachada, además de dar un nuevo acceso al templo y una tribuna para quienes quieran seguir las procesiones de Semana Santa o del Robo de los Santos en el día grande de las fiestas patronales.

«El entorno ha ganado muchísimo y los arnedanos cuentan con un nuevo espacio que muestra la iglesia en su plenitud, con una escalera que nos muestra la espléndida fachada barroca y que lucirá en la edición arnedana de la exposición La Rioja Tierra Abierta 2017», valoró en la mañana de ayer el consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, en la visita que realizó al lugar acompañado por representantes de la Corporación arnedana, encabezada por el alcalde Javier García.

Con una inversión total de 209.476 euros, la reforma ha sido posible gracias a la colaboración entre la Administración regional y local. Así, el Gobierno de La Rioja ha aportado el 80% de la obra, unos 170.000 euros, y el resto el Ayuntamiento arnedano. «Es una inversión en patrimonio, una actuación en uno de los corazones del casco antiguo y que quedará para la ciudad de Arnedo después de la exposición», subrayó García.

Para mostrar el esplendor de la fachada, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con la empresa Iberdrola para que retirara y soterrara el cableado que volaba por las paredes de la zona. Como aporte, ha retirado la anterior señalización de calles y circulación, de cara a que la iglesia luzca sin obstáculos.

Además de habilitar la escalinata con quince peldaños, la actuación ha pavimentado más de 300 metros cuadrados de plaza, colocado mobiliario urbano como papeleras y bancos, plantado seis cerezos japoneses e instalado nuevo alumbrado público, con seis proyectores circulares en el suelo. En este punto, y tras diez años de diversas fases de restauración y recuperación, el alcalde apuntó futuras ideas para la iglesia parroquial: iluminar la torre, que ha quedado apagada tras proyectar la fachada, o sustituir alguna reja de la propia fachada.

Mejoras en el entorno

La reforma del atrio de la iglesia ha estado acompañada también de la urbanización de la calle Los Santos y sus servicios, sustituyendo las tuberías de las redes de distribución de agua potable y saneamiento y colocando dos sumideros para favorecer la recogida y evacuación de las aguas pluviales.

Como complemento, la actuación ha renovado la red de abastecimiento de agua potable y el colector de saneamiento que discurre por la calle San Cosme, que desemboca en el pórtico, y se ha pavimentado la zona.