La Rioja

Los que nunca se cansan

El pasacalles, a tope. :: e. p.
El pasacalles, a tope. :: e. p.
  • El pasacalles de los Lubumbitas fue el eje de las varias citas pensadas para los pequeños

En respuesta a la pregunta «¿Cómo van las fiestas?» en esta recta final, muchos arnedanos comentaban ayer que comenzaban a pesarles en las piernas y en los ojos. Pero los niños y jóvenes aguantan con las fuerzas prácticamente intactas, sin dejar espacio para el cansancio.

Como muestra, los niños se lo pasaron en grande a mediodía. Jugaron al encierro con los toros hinchables adquiridos por la Asociación Toro en la Calle y con los carretones de la Tao, después de cantar a los santos buscando su protección. Llenaron por completo la plaza Nuestra Señora de Vico para ayudar a Gorgorito en su última aventura de estas fiestas, así como la Puerta Munillo para atender la clase de tauromaquia con Diego Urdiales. Y, en una cita que ya se está convirtiendo en clásica, los Lubumbitas -la sección 'peque' de los Lubumbas- protagonizaron un multitudinario pasacalles por el centro junto a los personajes de la Patrulla Canina. Aunque las fiestas llegan hoy a su final, les queda cuerda para rato.