La Rioja

La fiesta avanza a un ritmo imparable

fotogalería

El torno alfarero de La Quincalla atrajo a decenas de niños. :: / Ernesto Pascual

  • Un sol veraniego en los albores del otoño anima el gran ambiente en unas fiestas que atravesaron ayer su ecuador con citas para todas las edades

  • La suelta de reses bravas se mantiene como uno de los ejes del programa de las celebraciones

A la hora del recreo en los colegios o al momento de acabar las clases en los parques, muchos niños arnedanos juegan a torear. Tener una figura de la tierra como Diego Urdiales o gracias al trabajo de promoción que se realiza desde el Ayuntamiento y distintos colectivos, como la Asociación Toro en la Calle o el Club Taurino, la afición en la ciudad del calzado cumple todas las edades. Y lleva a que la presencia de festejos menores y mayores a través de la feria del Zapato de Oro sea protagonista del programa de sus fiestas patronales.

las fotos (II)
  • Las fotos (II)

La suelta de reses bravas es cada mañana la primera cita del día con las fiestas. Cientos de personas se desperezan, preparan fuerzas y salen al recorrido de avenida de la República Argentina con el objetivo de disfrutar de una nueva jornada festiva. Tras el multitudinario de la noche del miércoles, el de ayer fue un encierro largo, que retrasó su inicio media hora, hasta las 10 de la mañana, restando la suelta posterior en el multiusos Arnedo Arena.

Encuentros con amigos y vecinos, almuerzos en cuadrilla de jamón o tortilla, tragos de la bota y mucha charla y carcajada. También carreras, quites, quiebros, citas a las reses. Y sustos y gritos. ¡Tranquilos! No pasó nada, fue otro encierro sin incidencias. Un grupo de aficionados hace las delicias cada mañana del público con sus recortes.

Y ante la tercera edición del concurso de ganaderías por Toro en la Calle, éstas también hacen un esfuerzo para ofrecer buen ganado a las fiestas arnedanas. La de Teodoro Vergara, de Falces, dio ayer mucho juego y mereció una larga ovación.

Como suelta larga que fue, también hubo turno para becerras para los niños y adolescentes. Como colofón, Toro en la Calle estrenó los toros hinchables que ha adquirido, para diversión de niños y mayores.

Tras el encierro, la jornada que atravesaba el ecuador de estas fiestas se activaba con numerosas citas. Y con un sol veraniego en otoño, muy bien recibido. Los niños se lanzaron a crear figuras en el torno alfarero de La Quincalla o a ayudar a Gorgorito en su aventura por China, siempre acompañados por la palomitas solidarias del grupo scout y la ONG Huauquipura-Rioja a favor de Ecuador. Las degustaciones de las peñas abrían la ronda de vermú en un día en el que, por el descanso de la novillada, Lubumbas, La Chispa y Club Taurino aprovecharon para sus comidas de hermandad.

La tarde multiplicó las opciones: bingo en la Tao, payasos en plaza de España, magia en Puerta Munillo, música con el dúo Tierra y Sal en la plaza de Vico... El Cervantes se abría a la hilaridad de Yllana con 'Chefs' y la carpa esperaba el rock de los cántabros La Fuga. Un ritmo imparable.