La Rioja

Llegan hoy los novillos de Fuente Ymbro con Aguado, Serna y Alejandro Gardel

Monumento al toro bravo en el exterior del Arnedo Arena. :: díaz uriel
Monumento al toro bravo en el exterior del Arnedo Arena. :: díaz uriel

La segunda novillada de la Feria del Zapato de Oro llega cargada de alicientes para los aficionados. En primer lugar regresa la ganadería de Fuente Ymbro (propiedad de Ricardo Gallardo), que fue la gran triunfadora del año pasado con el premio a la divisa más completa y que además protagonizó el indulto del utrero 'Esmerado', nº 63, lidiado por el peruano Joaquín Galdós. Este hierro gaditano saltó a la fama en los años noventa en Arnedo, donde entusiasmó a los aficionados por la brava calidad de sus embestidas. Comenzó formándose como una especie de laboratorio de pruebas de 'Jandilla' y ahora se ha convertido en una de las ganaderías que más lidian en España y Francia. Su temporada este año ha estado marcada por la irregularidad, especialmente en corridas de toros.

Abre la terna el sevillano Pablo Aguado, que debutó con picadores en la feria de Olivenza el 8 de marzo de 2015 y que cortó dos orejas. El año pasado vino a Arnedo con la pierna destrozada. Hizo un esfuerzo descomunal y la suerte se mostró esquiva y caprichosa. Tuvo, de lejos, los dos únicos novillos que no dieron opciones en toda la corrida y con ambos se la jugó a carta cabal, resultado volteado en varias ocasiones. El sevillano demostró que posee un concepto puro de la tauromaquia, que tiene mucho valor y que no le cuesta pisar esos terrenos en los que el ruedo quema.

Rafael Serna es otro novillero de calidad de Sevilla que llega en un año durísimo, ya que hace unos meses un novillo le partió la safena y la femoral en Las Ventas. Fue alumno de la Escuela Taurina de Sevilla donde recibió sus primeras lecciones del excelente matador de toros Luis de Pauloba. Cierra la terna el novillero de Borox (Toledo) Alejandro Gardel, que ganó en marzo el Zapato de Plata. Tiene muy buenas formas y es sobrino del matador David Mora.